Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Obama y republicanos aún no hallan salida a pugna financiera

La oposición en el Senado y la Cámara baja proponen elevar techo de deuda y poner fin a cierre

El líder de la mayoría republicana en la Cámara baja, Eric Cantor (C), es interrogado por periodistas en el Capitolio de EE.UU. en Washington, acerca de la reunión que tuvieron con Obama, pero no dio detalles. foto edh / Reuters

El líder de la mayoría republicana en la Cámara baja, Eric Cantor (C), es interrogado por periodistas en el Capitolio de EE.UU. en Washington, acerca de la reunión...

El líder de la mayoría republicana en la Cámara baja, Eric Cantor (C), es interrogado por periodistas en el Capitolio de EE.UU. en Washington, acerca de la reunión que tuvieron con Obama, pero no dio detalles. foto edh / Reuters

ESTADOS UNIDOS. El presidente de EE.UU., Barack Obama, y el líder de los republicanos en la Cámara de Representantes, John Boehner, acordaron ayer seguir dialogando pero siguen sin llegar a un acuerdo para reabrir la Administración federal y evitar una suspensión de pagos mediante el aumento del techo de la deuda.

Obama y Boehner, presidente de la Cámara baja, hablaron por teléfono ayer, tuvieron una "buena conversación" y coincidieron en la necesidad de "seguir dialogando", según indicó el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, en su rueda de prensa diaria.

"Necesitamos dejar de usar (la amenaza) de la suspensión de pagos como arma en las negociaciones", reiteró Carney.

El presidente cree que "no podemos permitir que una facción de un partido", en referencia al sector más conservador de los republicanos, "use la amenaza de la suspensión de pagos para obtener concesiones".

El portavoz no quiso entrar en detalles sobre las diversas propuestas acerca de las que está dialogando la Casa Blanca con los republicanos y comentó que elevar, aunque sea temporalmente, el techo de la deuda y reabrir la Administración "es lo mínimo que el Congreso podría hacer".

Según Carney, Obama tiene "algunas preocupaciones" sobre las propuestas planteadas por los republicanos para poner fin a la crisis financiera.

Los republicanos de la Cámara de Representantes entregaron a la Casa Blanca un plan que incluye elevar el techo de la deuda por seis semanas, hasta el 20 de noviembre, y la reapertura de la Administración durante la próxima semana.

No obstante, ese plan incluye la exigencia de recortes de gastos en algunos programas sociales, entre ellos el Medicare para ancianos y jubilados.

También buscan hacer cambios en la ley de reforma de salud que impulsó Obama, como parte de la propuesta para poner fin a un estancamiento que ha causado nerviosismo en los mercados financieros y ha dejado en casa a 350,000 empleados federales.

Obama ha insistido en que no negociará con los republicanos sobre los gastos federales "ni ninguna otra cosa" hasta que sea reabierto el gobierno y elevado el límite de la deuda federal.

Se preveía que la propuesta republicana para elevar el techo de la deuda por seis semanas sería votada ayer o este fin de semana en la Cámara baja, de acuerdo con reportes de CNN y The Washington Post.

Mientras tanto, la oferta en la que están trabajando los republicanos en el Senado contempla la reapertura de la Administración federal, parcialmente paralizada desde hace once días por falta de fondos, y un aumento del techo de la deuda por tres meses, hasta final de año.

Fue la exigencia de los republicanos de la Cámara de Representantes de vincular la aprobación de los fondos para el nuevo año fiscal a un retraso en la aplicación de la reforma sanitaria promulgada en 2010 lo que llevó a esta situación de cierre de la Administración federal.

La situación va preocupando cada día más a medida que se acerca la amenaza de la suspensión de pagos a la que se vería obligado EE.UU. si no se aumenta el techo de la deuda, que se alcanzará el próximo jueves, 17 de octubre.

"Estamos obviamente en un mejor lugar que hace unos días", dijo hoy Carney con respecto a los avances en las negociaciones entre la Casa Blanca y los republicanos.

Cuando se acerca el fin de semana y con el plazo para elevar el límite de la deuda venciéndose en apenas cinco días, el líder de la minoría republicana en el Senado Mitch McConnell dijo que era hora de "dejar atrás toda esa histeria sobre un impago y en lugar de ello comenzar a dialogar para resolver los problemas".

El senador republicano Mike Thomas pronosticó que "en los próximos tres o cuatro días" habrá un plan de la cámara baja que se va a convertir en un plan del Senado. "Me siento más optimista hoy que lo que he estado en las últimas dos semanas", agregó. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación