Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Obama reitera que repatriarán niños que emigran a EE.UU

Posición fue dada tras reunión con presidentes de El Salvador, Honduras y Guatemala Mandatarios de Centroamérica se comprometieron a afrontar la crisis de inmigración También abordaron proyecto para dar estatus de refugiado a jóvenes hondureños

Salvador Sánchez Cerén saluda al presidente de EE. UU., Barack Obama, frente al mandatario guatemalteco Otto Pérez Molina. La reunión de los presidentes antes mencionados, junto al de Honduras, duró más de una hora. FOTO EDH / TOMÁS GUEVARA

Salvador Sánchez Cerén saluda al presidente de EE. UU., Barack Obama, frente al mandatario guatemalteco Otto Pérez Molina. La reunión de los presidentes antes mencionados, junto al de...

Salvador Sánchez Cerén saluda al presidente de EE. UU., Barack Obama, frente al mandatario guatemalteco Otto Pérez Molina. La reunión de los presidentes antes mencionados, junto al de Honduras, duró más de una hora. FOTO EDH / TOMÁS GUEVARA

El Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, reiteró ayer, tras una reunión sostenida en Washington con sus homólogos de El Salvador, Guatemala y Honduras, que se aplicarán las leyes de inmigración, por lo que los niños y adolescentes que hayan cruzado solos la frontera, de dicho país, serán repatriados.

El mandatario estadounidense resaltó que, si bien la primera prioridad de su administración es asegurarse que a estos niños se les dé alojamiento, alimentación y que reciban cualquier tratamiento médico necesario, deben aplicar las leyes y que repatriarlos es la manera más eficaz para impedir estas rutas de contrabando de personas.

Obama, acompañado por los presidentes de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén; de Guatemala, Otto Pérez Molina, y de Honduras, Juan Orlando Hernández, señaló la importancia del sistema legal estadounidense, en donde si bien el país es una "nación de inmigrantes, también es un país de leyes", por lo que dejó claro que todos los procedimientos están apegados a la legalidad.

"Hemos aclarado que los menores y adultos que llegan con sus hijos no reúnen los requisitos para gozar de los beneficios que se deriven de la reforma migratoria ni del proceso de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA)", reza un comunicado de la Casa Blanca, difundido por la Embajada de Estados Unidos en El Salvador.

El presidente estadounidense señaló que la reunión que los presidentes, del llamado Triángulo Norte, tuvieron previamente, con el vicepresidente estadounidense, Joe Biden, sirvió para revisar asuntos específicos de logística tendientes a la repatriación segura y eficaz de los menores retenidos por las autoridades migratorias.

Obama solo dijo que sus homólogos de Centroamérica discutieron esa información con el segundo al mando de Estados Unidos, "para ahondar en los pasos específicos que podrían tomarse para resolver este problema".

En el mismo encuentro, se confirmó que Estados Unidos está estudiando un proyecto piloto para otorgar el estatus de refugiado a jóvenes hondureños.

El plan consistiría en examinar a los jóvenes en sus países de origen para determinar si cumplen los requisitos, el cual comenzaría en Honduras, pero podría extenderse a otros países de la región.

Obama dijo que los cupos que el sistema migratorio ofrece para refugiados son restringidos y que el solicitante debe demostrar que es perseguido por un Estado y probar que hay evidencias que su vida corre peligro.

"En el marco de la ley de Estados Unidos, se puede aceptar a una cantidad específica de refugiados y hay muchos criterios como, no solo por atravesar una situación económica difícil o por vivir en barrios difíciles, normalmente, tiene que haber una situación de persecución por parte del Estado y de miedo creíble de amenaza de muerte", manifestó el mandatario estadounidense.

Por lo tanto, si bien algunos de los menores detenidos podrían calificar para este tipo de beneficios, Obama lo vio como una excepción en el complejo problema que enfrenta su administración, con la crisis desatada en la frontera, con más de 60 mil menores que han entrado de manera ilegal y se han entregado a las autoridades migratorias.

"No podemos darle cabida, de esta manera, a una gran cantidad de inmigrantes, prefiero respuestas de corto y de largo plazo, y lo primero es evitar que estas redes de traficantes de personas se lucren de familias, así que la tarea es a largo plazo en los países centroamericanos y que la migración a Estados Unidos sea ordenada y legal", acotó.

Asimismo, en la reunión, también acordaron afrontar juntos las causas de la crisis de inmigración infantil que sacude la frontera sur estadounidense.

"Expresamos nuestro compromiso para trabajar juntos con un espíritu de responsabilidad compartida para resolver las causas subyacentes de la migración, al reducir la actividad criminal y promover una mayor oportunidad social y económica", afirmaron los cuatro mandatarios, en una declaración conjunta en la Casa Blanca.

Esto implica que deben realizar un esfuerzo integral conjunto entre las cuatro naciones, el cual ya empezaron a trabajar.

Los mandatarios insistieron en "continuar persiguiendo a las redes criminales que explotan a esta población especialmente vulnerable" y, en "desalentar el uso de redes de contrabando que colocan a los individuos en un alto riesgo de crímenes violentos y abusos sexuales a lo largo del viaje".

Se comprometieron, igualmente, a redoblar los esfuerzos conjuntos "para contrarrestar la información errónea sobre la política de inmigración de EE. UU.", en referencia a las campañas de desinformación de los grupos criminales que se dedican al tráfico de personas, sobre las supuestas facilidades para obtener papeles en Estados Unidos.

Por separado, los mandatarios dieron sus opiniones.

El presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, dijo que se han abordado con mucha sinceridad los serios problemas de la región, narcotraficantes, pandillas, alta criminalidad y el tráfico de personas que llevan a miles de centroamericanos a emprender la peligrosa ruta hacia Estados Unidos de manera indocumentada.

"Aquí hay procesos de la ley y nosotros lo respetamos. Hay niños que tienen que llegar con los jueces y ellos dirán si algunos de ellos tienen que regresar a nuestros países; lo que él (Obama) nos pide es que nosotros estemos preparados para recibir a los niños que no clasifiquen para quedarse aquí y es una responsabilidad que tenemos en nuestros países", afirmó.

El presidente hondureño, Juan Orlando Hernández, también fue claro en señalar que con esta reunión se establece un plan de ruta, para seguir trabajando en la situación migratoria de los niños centroamericanos.

Sobre el plan piloto para dar el estatus migratorio, y para el cual, hasta el momento, solo se han considerado a los niños hondureños, el mandatario pidió "cautela" y que se informe al respecto de manera precisa.

El mandatario salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, calificó como "fructífera" la reunión con Barack Obama, en la que aseguró que se alcanzaron compromisos para lograr una estrategia a largo plazo, dirigida a atajar las causas que llevan a emigrar a miles de niños y jóvenes centroamericanos.

"Se nos ha reafirmado que el tema de la repatriación de los niños y niñas se va a dar con aquellos que no reúnen los requisitos, es decir, que se va a seguir el debido proceso... en ese sentido, yo puedo anunciarle a todos los centroamericanos y en especial a salvadoreños, que ha sido una reunión muy fructífera", expresó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación