Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Obama quiere negociar con los republicanos

La condición es que termine el cierre administrativo

Obama dijo en la conferencia en la Casa Blanca que no aumentar el techo de deuda será una "bomba nuclear". EDH /reuters

Obama dijo en la conferencia en la Casa Blanca que no aumentar el techo de deuda será una "bomba nuclear". EDH /reuters

Obama dijo en la conferencia en la Casa Blanca que no aumentar el techo de deuda será una \"bomba nuclear\". EDH /reuters

ESTADOS UNIDOS. El presidente de EE. UU., Barack Obama, se mostró ayer dispuesto a negociar con los republicanos sobre cualquier aspecto del presupuesto, pero siempre y cuando no penda "la amenaza del caos económico" sobre la cabeza de los estadounidenses, y advirtió de que "la extorsión" no puede convertirse en "una rutina".

El presidente se mostró dispuesto a sentarse a negociar con los republicanos, pero siempre que autoricen un presupuesto temporal que reabra la Administración y aumenten el límite de endeudamiento, el cual se superará el 17 de octubre.

Obama ofreció ayer a los republicanos la posibilidad de autorizar un aumento del techo de deuda por un período corto, durante el cual se negociaría la reducción del déficit sin exclusión de ningún capítulo.

"Dejemos estas amenazas lejos de nuestras familias y nuestros negocios, y empecemos a trabajar", dijo el presidente en una rueda de prensa en la Casa Blanca en la que volvió a acusar a una facción radical republicana –el Tea Party– de haber buscado la parálisis del Gobierno federal desde el principio y haber presionado para ello al presidente de la Cámara baja, John Boehner.

Tras más de una semana desde que diera comienzo la paralización parcial de la Administración, Obama reiteró su intención de dialogar con la bancada republicana sobre "todos aquellos asuntos que ellos consideren", pero no bajo amenazas.

Obama se refirió así a los repetidos intentos de los congresistas republicanos de incluir en la ley de financiación temporal una disposición que eliminara los fondos para la reforma sanitaria promulgada por el presidente en 2010.

La respuesta del presidente de la Cámara de Representantes y líder de los republicanos en el Congreso, John Boehner, fue que no van a ceder incondicionalmente como quiere Obama.

"Lo que ha dicho el presidente es que o hay una rendición incondicional de los republicanos o no hay negociación", afirmó Boehner.

El republicano volvió a solicitar a Obama que abra una negociación para la reducción del déficit con el objetivo de desbloquear el cierre parcial, y aseguró que se trataría de un "debate abierto".

Poco antes, los republicanos de la Cámara baja se habían reunido a puerta cerrada para trazar una estrategia que termine con la paralización parcial de la administración y eleve el techo de la deuda, para lo cual proponen crear una comisión bipartidista para tratar de llegar a un acuerdo.

Según el diario político Roll Call, que cita a fuentes de la dirección del Partido Republicano, los conservadores presentarán un proyecto bicameral similar al "supercomité" que se creó en 2011 para redactar un plan que redujese el déficit estadounidense.

La propuesta se suma a un proyecto de ley destinado a pagar a los empleados considerados como "esenciales" que siguen trabajando para el Gobierno federal pese a la falta de fondos.

Los demócratas del Senado deben considerar si aceptan las dos propuestas, o por el contrario continúan defendiendo su postura de aprobar una ley de financiación temporal global sin condiciones políticas. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación