Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Obama prohíbe espiar a los presidentes aliados

Además propone dejar de controlar llamadas de ciudadanos por la NSA

Obama dijo que el programa espía de la NSA debe continuar pero con reformas. foto edh / AP

Obama dijo que el programa espía de la NSA debe continuar pero con reformas. foto edh / AP

Obama dijo que el programa espía de la NSA debe continuar pero con reformas. foto edh / AP

ESTADOS UNIDOS. El presidente estadounidense, Barack Obama, anunció ayer que, como parte de las reformas de las prácticas de espionaje que lleva a cabo la Agencia de Seguridad Nacional (NSA), no se espiará a mandatarios de países aliados.

En una intervención en el Departamento de Justicia, Obama prometió más garantías para los ciudadanos de países extranjeros y que no se espiará a los jefes de Estado o a gobiernos aliados, como denunciaron la canciller alemana, Ángela Merkel, y la presidente brasileña, Dilma Rousseff.

"He dejado claro a nuestra comunidad de inteligencia que, a no ser que haya un importante motivo de seguridad nacional, no se vigilarán las comunicaciones de jefes de estado y gobierno amigos y aliados cercanos", afirmó el mandatario estadounidense.

"Si quiero saber lo que piensan nuestros aliados, los llamaré por teléfono y les preguntaré, en lugar de vigilarlos", apuntó.

El presidente dejó claro, no obstante, que los servicios de espionaje de EE. UU. seguirán recopilando información sobre los gobiernos extranjeros para conocer sus intenciones.

"No nos vamos a disculpar simplemente porque nuestros servicios de inteligencia son más efectivos", apuntó el mandatario.

Ahora bien, añadió, los teléfonos de los dirigentes aliados más cercanos, de cuya confianza también depende la seguridad de EE. UU., no serán interceptados.

Obama dijo que como parte de estas reformas se aumentará la cooperación y coordinación con las agencias de inteligencias de países aliados, con el objetivo de reconstruir la confianza rota.

"Lo importante es que la gente en todo el mundo, independientemente de su nacionalidad, tenga claro que Estados Unidos no espía a personas normales que no son una amenaza para nuestra seguridad nacional y que nos tomamos en serio las preocupaciones sobre la privacidad", añadió.

Obama propuso más protecciones para los ciudadanos extranjeros, especialmente en países aliados, pese a que no son requeridas por la Constitución de EE. UU.

En concreto, el presidente anunció "protecciones adicionales para actividades que permiten interceptar comunicaciones en objetivos en el extranjero que tienen información de interés para la seguridad nacional".

"Mi administración ha pasado horas incontables considerando cómo abordar la inteligencia en esta era de amenazas difusas y revolución tecnológica", aseveró.

Obama detalló que pondrán restricciones a la capacidad de almacenar y vigilar comunicaciones entre estadounidenses y extranjeros que hayan sido acumuladas de manera accidental en internet. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación