Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Obama: Pidan al Congreso que avale reforma migratoria

Iniciativa establece un periodo de 13 años para la legalización y eventual ciudadanía de los inmigrantes indocumentados

El primer voto requerirá el "Sí" de 60 senadores; mientras que el segundo, el que arrancará el debate formal, necesitaría una mayoría simple de 51 votos. Foto EDH / EFE.

El primer voto requerirá el "Sí" de 60 senadores; mientras que el segundo, el que arrancará el debate formal, necesitaría una mayoría simple de 51 votos. Foto EDH...

El primer voto requerirá el \"Sí\" de 60 senadores; mientras que el segundo, el que arrancará el debate formal, necesitaría una mayoría simple de 51 votos. Foto EDH / EFE.

WASHINGTON. El presidente Barack Obama invitó ayer a los estadounidenses a pedirles a sus representantes en el Congreso que aprueben en los próximos días una reforma migratoria que conceda a los 11 millones de inmigrantes que viven de manera irregular en el país la posibilidad de naturalizarse.

"Si ustedes están de acuerdo con que ahora es el momento para una reforma de sentido común, pónganse en contacto con sus representantes. Díganles que tenemos que solucionar esto para que todos juguemos con las mismas reglas", dijo el mandatario en su discurso semanal.

"Sabemos que los opositores de la reforma van a hacer todo lo posible para impedirlo. Intentarán azuzar el temor y crear división. Intentarán politizar un asunto que a la inmensa mayoría de los estadounidenses le interesa que se aborde", agregó. "Y si ellos tienen éxito, nosotros perderemos esta oportunidad de finalmente componer un sistema de inmigración que está sumamente descompuesto".

Al referirse al proyecto de ley elaborado por un grupo bipartidista de ocho senadores que comenzará a ser debatido la semana próxima en el pleno del Senado, Obama admitió que "no es perfecto" pero incluye medidas "de sentido común" y cuenta con el apoyo de ambos partidos, empresarios, religiosos y cuerpos de seguridad. "No hay motivo para que el Congreso no colaborar para enviarme un proyecto de ley a mi despacho para finales del verano", agregó el mandatario.

Parar deportaciones

En respuesta al mensaje, un grupo de activistas dijo sentirse "decepcionado".

"Fuera de Washington, el presidente es visto más como un director de deportaciones que como un defensor de la reforma en estos momentos", dijo Pablo Alvarado, director ejecutivo de la Red Nacional de Jornaleros Organizados.

"La verdad es que el presidente supervisa la expulsión de 1,100 personas cada día", dijo. "Sus palabras suenan como promesas vacías cuando se comparan con sus acciones. El presidente debe detener las deportaciones", agregó.

Durante una sesión celebrada la víspera en el pleno del Senado, previa a la primera votación prevista para el martes, dos senadores republicanos expresaron su rechazo a la reforma migratoria por considerar que legaliza a personas que violaron leyes para ingresar a Estados Unidos.

Sin embargo, el jefe de la bancada mayoritaria del Senado, el demócrata Harry Reid, coincidió en que la iniciativa obtendrá más de los 60 votos necesarios para que se convierta en ley.

"Realmente pienso que los tenemos. Tenemos casi a todos los demócratas. Podemos perder a algunos. Tendremos más que el 90 % de los demócratas. Todo lo que necesitamos es una pequeña ayuda de los republicanos", dijo el senador durante una entrevista concedida a Univisión, cuya transcripción fue difundida el viernes pero que será transmitida mañana.

Reid también criticó a la cámara baja por votar esta semana en contra de la política del presidente Barack Obama de poner fin a la deportación de cientos de miles de inmigrantes. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación