Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Obama: no estamos en guerra con el islam, sino con quienes lo pervierten

En la Cumbre contra el Extremismo Violento dijo que se debe hacer más para contrarrestar la propaganda ideológica de grupos como Estado islámico

El presidente Barack Obama en su discurso durante la Cumbre contra el Extremismo Violento organizada por la Casa Blanca. Foto EDH / ap

El presidente Barack Obama en su discurso durante la Cumbre contra el Extremismo Violento organizada por la Casa Blanca. Foto EDH / ap

El presidente Barack Obama en su discurso durante la Cumbre contra el Extremismo Violento organizada por la Casa Blanca. Foto EDH / ap

WASHINGTON. El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, que inauguró en la Casa Blanca la cumbre internacional contra el extremismo violento, agradeció la "impresionante respuesta" mundial contra los terroristas del Estado Islámico (EI), que controla amplias zonas de Siria e Iraq y ha atraído a sus filas a más de 20 mil combatientes extranjeros.

Más de medio centenar de países participan en una cumbre internacional en Washington, que hoy congregará a ministros de Interior y Exteriores, para compartir experiencias de integración, educación y coordinación policial.

El presidente estadounidense afirmó que los terroristas "no hablan en nombre de mil millones de musulmanes" y llamó a la unidad para "derrotar las falsas promesas del extremismo".

Dirigentes de organizaciones como el Estado Islámico "no son líderes religiosos, son terroristas", agregó Obama.

Aseguró que el más importante recurso en la lucha contra el extremismo son las comunidades en las que los terroristas intentan reclutar nuevos miembros, aprovechando problemas económicos, de pertenencia o integración social. "La pobreza por sí sola no hace que alguien se convierta en un terrorista, pero cuando la juventud no tiene esperanza o futuro (...) el resentimiento y el riesgo de extremismo aumenta", explicó Obama.

La Casa Blanca, que en esta cumbre ha evitado relacionar el extremismo con el islam porque considera que grupos como el Estado Islámico van en contra de la religión musulmana, dijo que la principal medicina contra estos movimientos es "más democracia, más instituciones y más libertades".

La Casa Blanca acogió ayer una jornada de la cumbre en la que participaron más de una veintena de países y miembros de la sociedad civil y asociaciones de musulmanes en Estados Unidos. "Hay que elevar las voces que han conocido la hipocresía del Estado Islámico, incluidas las de ex extremistas que han visto que aquello no es una revolución, sino una matanza", recomendó Obama.

"Contrarrestar el extremismo no se aborda exclusivamente como un asunto militar, hay que acabar con la ideología y la estructura que la sostiene", opinó el mandatario, que ha liderado la creación de una coalición internacional para atacar al EI en Siria e Iraq.

Haciendo un recorrido por la historia de Estados Unidos desde su fundación hace más de dos siglos, el presidente repasó todos los desafíos y derrotas que ha vivido y sufrido el país, desde la guerra civil al atentado de Oklahoma o el 11-S. También victorias, como liberar a Europa del fascismo o derrotar al comunismo. "Siempre hemos vencido", ha dicho el mandatario. "Nos levantamos; reconstruimos y salimos adelante", ha proseguido. "Así somos".

En el día dedicado a la agenda interior, la cumbre se centra ayer en los programas piloto puestos en marcha por la Administración en los que líderes religiosos y civiles trabajan con las autoridades competentes para enfrentar la influencia del extremismo en lugares como Minneapolis-Saint Paul (Minesota), Los Ángeles y Boston (escenario del atentado contra el maratón en 2013). —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación