Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Obama elogia avance de África y estrecha lazos contra el terrorismo

Analistas ven en visita a Kenia y Etiopía una contrapartida a influencia china en África

Barack Obama

El Presidente Barack Obama brinda una conferencia junto a su homólogo keniano Uhuru Kenyatta tras su reunión bilateral. | Foto por EV JWE**DC**

President Barack Obama, left, speaks during a news conference with Kenyan President Uhuru Kenyatta at State House, on Saturday, July 25, 2015, in Nairobi, Kenya. (AP Photo/Evan Vucci) Obama Africa Kenya

NAIROBI.  El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, presentó ayer a África como un continente en avance durante la inauguración de una cumbre empresarial patrocinada por su país en Kenia, una nación del este del continente donde tiene profundos lazos familiares.

“África es una de las regiones de más rápido crecimiento del mundo”, dijo Obama. “La gente está saliendo de la pobreza”.

La visita de Obama a Kenia es la primera de un presidente estadounidense en activo que era muy esperada en un país que lo considera como un hijo. Su difunto padre nació en Kenia y muchos miembros de su familia todavía viven en esa nación.

“Esto es personal para mí”, dijo Obama. “Hay una razón por la cual mi nombre es Barack Hussein Obama”.

Gran parte de la visita del presidente se centra en impulsar las relaciones comerciales y de seguridad con Kenia, una economía en crecimiento que enfrenta la amenaza del terrorismo  sobre todo del grupo al-Shabab radicado en Somalia. Casi dos docenas de legisladores y 200 inversionistas estadounidenses acompañan a Obama en su viaje, que también visitará Etiopía.

En su intervención en la Global Entrepreneurship Summit, Obama anunció nuevos compromisos por importe de más de mil millones de dólares del gobierno estadounidense, entidades financieras, fundaciones y filántropos. La mitad del dinero se destinará a apoyar a mujeres y jóvenes, que según Obama son quienes enfrentan obstáculos más grandes a la hora de iniciar negocios.

“Si la mitad de su equipo no está jugando, tienen un problema”, dijo Obama, refiriéndose a la exclusión de las mujeres de la economía formal.
Obama fue el anfitrión de la primera edición de esta cumbre en la Casa Blanca en 2010. La conferencia de este año es la primera que se celebrará en el África subsahariana.

El presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, que comparte la presidencia del evento con su homólogo estadounidense, lamentó que la seguridad y otros desafíos del continente, incluido el ataque de 2013 en un exclusivo centro comercial de Nairobi, hayan creado una reputación negativa. Espera que la visita de Obama ayude a cambiar la narrativa sobre Kenia y África.

“África es la frontera más nueva y más prometedora de un mundo de oportunidades ilimitadas”, dijo Kenyatta. “Atrás han quedado los días en que la única lente para ver nuestro continente era la de la desesperación y la indignidad”.

Antes de una reunión formal con Kenyatta el sábado por la tarde, Obama depositó una ofrenda floral en el sitio donde estallaron bombas en la embajada de Estados Unidos en Nairobi en 1998. Obama inclinó la cabeza durante un momento y luego revisó los nombres de las víctimas, grabados en una pared de ladrillo.

Contra terrorismo
Una de las claves para entender la gira de Obama a la zona del continente llamada “el cuerno de África” por su forma geográfica, es la lucha contra el terrorismo. Es en estos países, cercanos a Somalia, donde se asientan peligrosos grupos terroristas.

Al respecto, Obama aseguró ayer en Nairobi que el grupo yihadista Al Shabab está siendo “sistemáticamente” debilitado, si bien reconoció que ello “no significa que el problema esté resuelto”. 

Obama, en una rueda de prensa conjunta con el presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, se comprometió a continuar los esfuerzos de Estados Unidos en la lucha contra Al Shabab y a cooperar para lograr que Somalia tenga un “Gobierno efectivo”. 

“Hemos reducido su control -del grupo terrorista- dentro de Somalia y hemos debilitado sus redes, pero eso no significa que el problema esté resuelto”, advirtió.

El terrorismo ha sido uno de los asuntos que han centrado la reunión bilateral que Obama tuvo ayer con su homólogo keniano.

“Hemos de continuar los esfuerzos para aumentar la capacidad de lucha contra Al Shabab dentro de Somalia y reducir su espacio de operaciones”, subrayó. 

El presidente estadounidense ve necesario mantener su apoyo al Gobierno de transición de Somalia, que calificó de “disfuncional”. 

“Ahora hay un Gobierno que trabaja con la comunidad internacional, pero, aunque aumentemos la presión militar, es necesario contar con uno efectivo”, remachó. 

Obama recordó que Al Shabab continúa atentando contra la población civil, con ataques como los que Kenia ha sufrido recientemente contra la Universidad de Garissa, donde murieron 148 personas el pasado abril.

“Todavía pueden hacer daño”, apostilló, convencido de que es necesario aumentar las capacidades de Kenia y otros países de la región en materia de seguridad, aumentando su preparación y recursos. 

Obama instó al Gobierno keniano a colaborar con comunidades marginales que pueden ser caldo de cultivo para el yihadismo. 

“Gracias por acoger a los refugiados somalís víctimas de la violencia de Al Shabab”, dijo, meses después de que el Gobierno keniano expresara su voluntad de cerrar el campamento de Dadaab en el norte del país, el mayor del mundo y que acoge mayoritariamente a somalís, por considerarlo un lugar de reclutamiento yihadista. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación