Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Obama: EE.UU. "no será prisionero del pasado" con Cuba ni con la región

El mandatario dijo que acercamiento entre EEUU y Cuba marca un "punto de inflexión" para toda la región.

Obama: EE.UU. "no será prisionero del pasado" con Cuba ni con la región

Obama: EE.UU. "no será prisionero del pasado" con Cuba ni con la región

Obama: EE.UU. \"no será prisionero del pasado\" con Cuba ni con la región

Largos años de aislamiento Estados Unidos y Cuba pudieran quedar en el pasado el sábado en momentos que sus presidentes se preparan para reunirse por primera vez desde el punto más álgido de la Guerra Frí­a.

"Estados Unidos no quedará preso del pasado", dijo el presidente Barack Obama en la Cumbre de las Américas. "Estamos mirando al futuro".

Obama dijo que la Guerra Frí­a se acabó y que "no está interesado en batallas que francamente comenzaron antes de que yo naciera".

Aunque no se ha programado oficialmente una reunión con el presidente cubano Raúl Castro, funcionarios de la Casa Blanca indicaron que una conversación sustancial entre los dos mandatarios es algo casi seguro que ocurra el sábado. El histórico encuentro les da la oportunidad de impulsar sus esfuerzos para reanudar las relaciones normales entre ambos paí­ses.

Un relanzamiento exitoso de las relaciones con Cuba pudiera ser la base de legado en polí­tica exterior de Obama. Pero es un empeño que no puede emprender solo, porque únicamente el Congreso puede levantar completamente las onerosas sanciones al régimen cubano, y hay una fuerte oposición a que Estados Unidos tome esa decisión.

Obama llegó al sábado a la cumbre ya tarde en la mañana para un maratón de reuniones con lí­deres de todas las Américas, reunidos alrededor de una mesa ovalada. Obama también planea responder a preguntas de los reporteros en la noche antes de regresar a Washington.

Obama y Castro se dieron la mano y se saludaron cordialmente el viernes por la noche y se conjetura que Obama podrí­a aprovechar la reunión para anunciar su decisión de retirar a Cuba de la lista estadounidense de gobiernos patrocinadores del terrorismo. Cuba ha buscado esa decisión por motivos prácticos y simbólicos.

Desde hace tiempo Estados Unidos dejó de acusar a Cuba de terrorismo y Obama ha indicado su disposición a retirar Cuba de la lista. El jueves sugirió que un anuncio era inminente cuando dijo que se habí­a completado la revisión de dicha designación por parte del Departamento de Estado.

La reconciliación con Cuba podrí­a dejar una huella en el legado de Obama en su relación con Latinoamérica.

"A medida que Estados Unidos inicia un nuevo capí­tulo en nuestra relación con Cuba, esperamos que cree un ambiente que mejore las vidas del pueblo cubano", Obama dijo el viernes a grupos de la sociedad civil.

Aunque no se dispuso ninguna reunión oficial, funcionarios de la Casa Blanca indicaron que parecí­a seguro un diálogo sustancial entre Obama y Castro el sábado, horas antes del previsto regreso de Obama a Washington.

Obama y Castro hablaron por teléfono el miércoles antes de que el presidente estadounidense emprendiera viaje a Panamá. Según lo que se sabe, es apenas la segunda comunicación de alto nivel entre las dos naciones desde que cortaron relaciones hace medio siglo.

El primer llamado fue en diciembre, poco antes de que Obama y Castro anunciaran sus intenciones de restablecer relaciones plenas y reabrir sus embajadas.

Para Castro, el retiro de Cuba de la lista de naciones patrocinadoras de terrorismo es importante porque le facilitarí­a efectuar transacciones financieras, pero Estados Unidos presiona en busca del alivio a las restricciones sobre el movimiento de los diplomáticos estadounidenses en La Habana y mayores protecciones a los derechos humanos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación