Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Obama debilitado tras su estrategia fallida de atacar al régimen sirio

Según expertos, los titubeos estimulan a otros regímenes a no temer a enfrentar la justicia

El presidente de los EE.UU., Barack Obama, habla a los medios en la Casa Blanca. foto edh / ap

El presidente de los EE.UU., Barack Obama, habla a los medios en la Casa Blanca. foto edh / ap

El presidente de los EE.UU., Barack Obama, habla a los medios en la Casa Blanca. foto edh / ap

washington. El cambio de estrategia en Siria de EE.UU., que pasó de la amenaza de un ataque militar inminente a dar tiempo a la diplomacia y descartar presionar con el ataque militar en la ONU, ha debilitado al presidente Barack Obama y, en paralelo, está dando fuerza a Rusia y a países "hostiles" a Washington como Irán, según coinciden los expertos.

"Me preocupan menos los puntos por estilo que lograr los resultados políticos adecuados". Con estas palabras, durante una entrevista en ABC, el presidente de EE. UU., Barack Obama, les salió al paso a las críticas por su manejo de las tensiones con Siria.

"Es un momento muy difícil para Obama", quien está "atrapado" por una iniciativa diplomática, la de intentar poner bajo control internacional el arsenal químico sirio, con opciones muy limitadas de tener éxito, resumió este viernes Steffen Schmidt, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Estatal de Iowa.

En el escenario actual Obama sale "debilitado", con su credibilidad "profundamente dañada", frente a una posición "fortalecida y consolidada" para países "históricamente hostiles" hacia Estados Unidos como Irán, opina David Rothkopf en la revista Foreign Policy. Y el presidente sirio, Bashar al Asad, "lejos de recibir un castigo de algún tipo" por el supuesto uso de armas químicas, "pasa de monstruo a socio para la paz", en tanto que Putin se apodera del escenario mundial "jugando a negociador", dice Charles Krauthammer en The Washington Post.

"En cierto modo Putin le ha salvado el pellejo a Obama al plantear una posible solución diplomática", argumentó esta semana Gordon Adams, experto en política exterior de la American University. La pregunta es por qué Obama ha decidido dar una última oportunidad a la diplomacia apenas unos días después de haber anunciado su intención de llevar a cabo una acción militar "limitada" contra el régimen sirio.

El periodista, escritor y político cubano Carlos Alberto Montaner destaca en su artículo de opinión, "Ganadores y perdedores en Siria", que Obama no castigó a los sirios cuando Al Assad cruzó la "línea roja" que el mismo presidente había trazado".

"Las vacilaciones de la Casa Blanca van a estimular el aventurerismo de naciones como Irán, Corea del Norte, Venezuela y la siempre temeraria Cuba, como demuestra el clandestino embarque de armas y aviones de guerra procedentes de la Isla detenido recientemente en Panamá a bordo de un buque norcoreano", afirma.

Agrega que el dictador sirio, por medio de entrevistas a medios norteamericanos, ha proyectado una imagen de persona moderada y sensata, pero que, desde los tiempos de su padre, tiene una gran presencia militar y una legendaria tendencia a la corrupción y a la violación de los derechos humanos. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación