Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Obama avala envío de militares en reserva para apoyar contra el ébola

Autorizó al Pentágono para emplazar también a la Guardia Nacional para ayudar en África

El jefe de las tropas de EE. UU. en Liberia, Darryl Williams, y el sargento Jeffery T. Stitzel, animan a soldados liberianos en un centro de tratamiento de ébola en Tubmanburg. Foto edh / REUTERS

El jefe de las tropas de EE. UU. en Liberia, Darryl Williams, y el sargento Jeffery T. Stitzel, animan a soldados liberianos en un centro de tratamiento de...

El jefe de las tropas de EE. UU. en Liberia, Darryl Williams, y el sargento Jeffery T. Stitzel, animan a soldados liberianos en un centro de tratamiento de ébola en Tubmanburg. Foto edh / REUTERS

WASHINGTON. El presidente Barack Obama autorizó ayer que el Pentágono emplace a las reservas y a las tropas de la Guardia Nacional si se requiere su asistencia en la respuesta de Estados Unidos al brote de ébola en el oeste de África.

Obama firmó una orden ejecutiva que permite al gobierno convocar a más fuerzas y por períodos de tiempo más largos que lo autorizado actualmente. En estos momentos no hay una convocatoria.

Estados Unidos ha prometido enviar hasta 4,000 elementos castrenses a ese continente con el fin de proveer apoyo logístico y asistencia humanitaria, así como ayudar a construir unidades para enfrentar al letal virus y su rápida propagación.

Obama notificó la medida a altos funcionarios del Congreso. La Casa Blanca dijo que las tropas no proveerán atención médica directa a los pacientes en África, donde casi 4,500 personas han muerto por el brote en Liberia, Sierra Leona y Guinea.

Gobierno admite errores

Por otro lado, Obama se comunicó telefónicamente con el republicano John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes; con Nancy Pelosi, líder de los demócratas en ese recinto legislativo, y con Harry Reid, líder de la mayoría demócrata en el Senado, para hablar sobre la respuesta del gobierno ante el ébola.

El Gobierno de EE. UU. y el hospital de Dallas donde fue tratado y falleció por ébola un liberiano admitieron ayer que hubo errores que llevaron al contagio de dos enfermeras, mientras los republicanos reclamaron un veto a los vuelos procedentes de los países afectados por la enfermedad.

Pero el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, reiteró que el Gobierno no está considerando, por ahora, ninguna prohibición de vuelos.

En una audiencia ante el subcomité de investigaciones de la Cámara de Representantes, los legisladores cargaron contra la "lentitud" de la administración Obama para frenar la llegada del ébola al país.

En respuesta, el director de los CDC, Thomas Frieden, admitió durante la audiencia que "no es fácil" controlar el avance del virus, que "no hay atajos" y que uno de sus mayores temores ahora es que la enfermedad vaya ganando terreno en África.

Mientras, la primera enfermera infectada en EE. UU., Nina Pham, quien contrajo ébola después de atender a un hombre de Liberia en Dallas, fue trasladada en avión ayer a los Institutos Nacionales de Salud en las afueras de Washington, mientras que la segunda enfermera fue trasladada a un centro para enfermedades infecciosas de riesgo biológico en el hospital de la Universidad Emory en Atlanta.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación