Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Obama apoya nuevo gobierno de Iraq y defiende bombardeos

Aclara que es necesario un gobierno de transición que evite el avance de los extremistas

Cientos de yazidíes de Iraq han tenido que huir ante el avance de los yihadistas.

Cientos de yazidíes de Iraq han tenido que huir ante el avance de los yihadistas.

Cientos de yazidíes de Iraq han tenido que huir ante el avance de los yihadistas.

ESTADOS UNIDOS. El presidente Barack Obama ofreció ayer una declaración desde Martha's Vineyard, la isla en el Estado de Massachusetts donde pasa sus vacaciones estivales con su familia, sobre la intervención de los Estados Unidos en Iraq. Defendió la ofensiva mediante bombardeos efectivos, aunque aclaró que no es suficiente en el largo plazo.

El mandatario respaldó la designación del chiita Haidar al Abadi como nuevo primer ministro iraquí, que calificó de "prometedora", así como al presidente Fuad Masum.

Apuntó que es necesaria la conformación de un gobierno fuerte para contener la violencia en Iraq, desatada por los yihadistas del Estado Islámica.

"La única solución duradera consiste en que los iraquíes se unan y formen un gobierno incluyente. Y hoy Iraq dio un prometedor paso adelante en ese esfuerzo crucial con la designación de Haidar al Abadi", aseguró Obama.

"Este nuevo liderazgo tiene la difícil tarea de recuperar la confianza de sus ciudadanos gobernando en forma inclusiva y tomando medidas para demostrar su determinación", agregó. Al Abadi reemplazará a Nuri al Maliki, quien mantiene una mala relación con Masum.

Al Abadi, cuya breve ceremonia de asunción fue televisada, tendrá la titánica tarea de sacar al país de la guerra con los yihadistas y salvarlo del estallido. El domingo por la noche, Maliki había anunciado su intención de interponer querella contra el presidente por supuesta violación de la Constitución.

EE. UU. considera a Maliki parcialmente responsable de las tensiones internas entre suníes y chiíes en el país, e insta desde hace meses a formar un gobierno de unidad que permita resolver la crisis política. También Washington dijo estar en "completo desacuerdo" con Al Maliki respecto a sus acusaciones de que el nombramiento de Al Abadi no respete la carta magna.

Analistas opinan que el problema inmediato es que el relevo de Al Maliki tenga el efecto contrario al deseado: dividir a los iraquíes contrarios al EI en vez de unirlos y acabar provocando una guerra civil dentro de la guerra civil.

Ante los recientes progresos de la ofensiva de los yihadistas del Estado Islámico (EI) en Iraq, EE. UU. comenzó la semana pasada varias operaciones de bombardeos selectivos sobre posiciones del EI y lanzamientos aéreos de víveres para los refugiados que huyen del avance yihadista en la zona norte del país.

Mientras tanto, las operaciones militares cerca de la ciudad de Erbil, capital del Kurdistán iraquí y donde EE. UU. tiene un consulado, continuaron durante el día por parte de las fuerzas aéreas estadounidenses con diversas oleadas de bombardeos sobre posiciones yihadistas.

En este aspecto, Obama remarcó que no existían planes para ampliar los bombardeos a otras zonas de Iraq, y que se ceñirían a las cercanías de Erbil y monte Sinyar, donde miles de refugiados yazadíes y cristianos kurdos se encuentran aislados.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación