Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Estados Unidos

Obama apenas se refirió al tema migratorio

El presidente estadounindese dio anoche su último discurso ante las dos Cámaras del Congreso

BARACK OBAMA, DISCURSO ESTADO DE LA UNIÓN

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante el discurso del Estado de la Unión ayer, martes 12 de enero de 2016, en el Capitolio en Washington (Estados... | Foto por EFE

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, durante el discurso del Estado de la Unión ayer, martes 12 de enero de 2016, en el Capitolio en Washington (Estados Unidos).

ASHINGTON. En su último Mensaje sobre el Estado de la Unión, el presidente Barack Obama,  se enfocó en economía, medio ambiente, sanidad y política exterior.

Pero Obama apenas mencionó la inmigración en su discurso. Sobre este asunto, planteó la necesidad de arreglar el sistema. Aseguró que Estados Unidos es “cada inmigrante y emprendedor” y negó que los inmigrantes sean una amenaza contra los sueldos del resto de estadounidenses.

“Arreglar un sistema migratorio descompuesto, proteger a nuestros niños de la violencia, paga igual para trabajo igual, licencias con goce de sueldo, incremento de los salarios mínimos”, enumeró el mandatario ante legisladores, su gabinete y ministros de la Corte Suprema. 

Una de sus principales promesas de gobierno fue firmar la ley migratoria, sin embargo hasta la fecha no se ha avanzado en esa materia y continúan las deportaciones.

Contra la expectativa de algunos demócratas, Obama no anunció ningún cambio en su política de deportaciones. 

Además, el mandatario señaló que la prioridad debe ser la amenaza que representan Estado Islámico (EI) y al Qaeda, “pero no puede parar allí. Aún sin EI, la inestabilidad continuará durante décadas en el Medio Oriente, Afganistán, Pakistán, partes de América Central, Africa y Asia”.

“Algunos de esos lugares pueden convertirse en refugios para nuevos grupos terroristas; otros caerán víctimas de un conflicto étnico o hambrunas, generando la próxima oleada de refugiados”, indicó. 

“El mundo nos mirará para que ayudemos a resolver estos problemas, y nuestra respuesta necesita ser más que hablar fuerte o pedir bombardeos masivos a civiles”. Fue la única referencia de Obama a Centroamérica Central, punto de origen de miles de personas que han llegado a la frontera estadounidense sin documentos desde el verano de 2014, alegando que huyen de la violencia generada por el crimen organizado. 

Obama intentó persuadir a los estadounidenses de que EE.UU. está mejor hoy que en enero de 2009, cuando él llegó a la Casa Blanca en medio de la peor recesión de las últimas y con el país embarcado en dos guerras sin final. Exhibió las mejoras de la economía y logros como la reforma del sistema sanitario.

Se apuntó el éxito del restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Cuba y del acuerdo con Irán. Pidió además el cierre de la cárcel de Guantánamo.

Obama hace un último intento de tender la mano a la oposición en el Congreso. “El futuro que queremos -dice- solo sucederá si podemos tener debates constructivos y racionales”.

El congresista republicano por la Florida, Mario Diaz-Balart ofreció la respuesta hispana del partido republicano al discurso.

 Según el republicano, la deuda nacional aplasta la economía. La ley de cuidado de salud ha hecho más costosos los seguros y menos disponibles a los médicos. “Vemos disturbios caóticos en muchas de nuestras ciudades”, dice.

Agregó que enfrentan a la amenaza terrorista más seria desde el 11 de septiembre del 2001, “y este presidente parece no querer o no poder enfrentar esa amenaza”. 

Agregó que “existe una gran frustración con una administración que ha dejado de servir eficazmente al pueblo y cuyas promesas nunca se cumplen”. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación