Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Nuevo escenario tras elecciones locales en España

Los comicios locales son especialmente relevantes por su cercanía con las elecciones generales previstas a final de año y por el nuevo mapa político.

Aspecto de la escuela Pau Romeva de Barcelona durante las votaciones de la jornada electoral. foto edh / efe

Aspecto de la escuela Pau Romeva de Barcelona durante las votaciones de la jornada electoral. foto edh / efe

Aspecto de la escuela Pau Romeva de Barcelona durante las votaciones de la jornada electoral. foto edh / efe

madrid. Las elecciones municipales y regionales celebradas ayer en España abren un escenario poco habitual en las últimas décadas, el de la necesidad de que las fuerzas políticas pacten para formar mayorías de gobierno.

El Partido Popular (PP, centroderecha) había acumulado hasta ayer la mayor cuota de poder en la historia de la democracia española, ya que al Ejecutivo central unía la mayoría de las regiones y un gran número de ayuntamientos, entre ellos los de las ciudades como Madrid, Valencia y Sevilla.

Los populares ganaron ayer los comicios municipales con el 27 % de los votos, y los socialistas fueron segundos con el 25.02, con más del 90 % del voto escrutado.

De acuerdo con los datos dados a conocer por la vicepresidenta del Gobierno español, Soraya Sáenz de Santamaría, el conservador PP obtuvo más de 21,800 concejales, mientras que los socialistas se quedaron con algo más de 20,000.

El bipartidismo no se hundió, pero sí quedó afectado, como ya apuntaban los sondeos de estos últimos meses, por la irrupción de fuerzas como Podemos (izquierda radical) y Ciudadanos (liberales centristas).

En especial Podemos, un partido que se creó a principios de 2014 y surgió de los movimientos sociales de protesta contra la austeridad económica y la política tradicional que, a su juicio, representan PP y PSOE.

Con diferentes denominaciones, pero la misma filosofía, esos movimientos pueden conquistar las alcaldías de las dos ciudades más pobladas de España, Madrid y Barcelona, aunque para ello necesitarán el apoyo de otras fuerzas de izquierda.

Las candidaturas "de unidad popular" también tuvieron un apoyo destacado en varios ayuntamientos de la región de Galicia y, con la denominación de "Mareas", fueron las más votadas en ciudades como La Coruña y Santiago de Compostela.

Ciudadanos, que ideológicamente está más próximo al PP, podría pactar con este partido para conservar algunos ayuntamientos y regiones, en especial la Comunidad de Madrid.

La Comunidad de Madrid se convierte en la principal plaza de poder regional del PP, que previsiblemente perderá la Comunidad Valenciana, su principal granero de votos junto a Madrid.

El PP tendrá que apoyarse en Ciudadanos, lo que configura un ala moderada en la política española frente a la izquierda de PSOE y Podemos.

Los nacionalistas vascos (PNV) retienen Bilbao y con pactos podrían pasar a gobernar San Sebastián, desplazando a los independentistas de EH-Bildu.

En Cataluña, los nacionalistas de CiU, que promueven un referéndum de autodeterminación, sufren la pérdida del Ayuntamiento de Barcelona y un descenso de votos a escala regional, aunque siguen siendo fuerza dominante. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación