Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Venezuela

Nicolás Maduro maniobra para retener el poder

El chavismo ha convocado para hoy a sesiones extraordinarias para aprobar un paquete de medidas exprés antes de que asuma la nueva composición de la Asamblea con dominio opositor  

El gobernante de Venezuela, Nicolás Maduro.

El gobernante de Venezuela, Nicolás Maduro. | Foto por Agencia EFE

El gobernante de Venezuela, Nicolás Maduro.

CARACAS. El gobernante izquierdista Nicolás Maduro se ha apresurado a llevar a cabo importantes cambios con el fin de blindarse en el poder y entorpecer la labor de la nueva Asamblea. 

El pasado domingo la oposición logró un histórico triunfo en Venezuela al conseguir la mayoría cualificada (112 diputados) en las elecciones legislativas y una de las consecuencias más importantes es que se podría convocar un referéndum revocatorio que echase del poder al sucesor de Hugo Chávez.

Por ello, el jefe del chavismo está intentando ganar tiempo y ha anunciado medidas que afectan directamente al papel que la oposición podría jugar contra él.

Así,  una de las primeras medidas de blindaje del chavismo ha sido obligar a jubilarse a todos los magistrados del Tribunal Supremo siendo sustituidos por otros fieles al régimen. Con esta medida pretenden que los miembros del tribunal no fueran elegidos por la Asamblea, ahora opositora, el próximo año.

Hasta ahora el Supremo ha sido el brazo judicial del chavismo y el que ha intentado dar alguna legitimidad a sus arbitrarias decisiones contra los líderes opositores detenidos y encarcelados. 

Un nuevo Supremo controlado por Maduro serviría como dique de contención a las iniciativas que salgan aprobadas de la Asamblea.

De hecho, la Junta Directiva de la Asamblea Nacional convocó una sesión ordinaria para hoy en el Palacio Federal Legislativo en la que buscarán aprobar un paquete de medidas exprés antes de que asuma la nueva composición de la Asamblea.

“Tenemos tareas pendientes que no vamos a caer en la omisión legislativa por ningún tipo de chantaje. Una de las tareas pendientes es nombrar 12 magistrados del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), ya hoy salió la lista de los postulados”, dijo el presidente saliente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello. 

Más blindaje

Además, una de las primeras declaraciones del gobernante, tras su estrepitosa derrota fue que no aceptará la ley  que en un futuro aprobará la nueva Asamblea sobre la amnistía de presos políticos, entre ellos la líder opositor Leopoldo López.

La opositora coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) anunció como primer acto legislativo aprobar una amnistía para unas 80 personas a quienes considera “presos políticos”.

“Así lo digo: no aceptaré ninguna Ley de Amnistía. Porque se violaron los derechos humanos y así lo digo y así me planto. Me podrán enviar mil leyes, pero los asesinos de un pueblo tienen que ser juzgados y tienen que pagar”,  asegura Maduro.

 Cambiará a todos sus ministros. En esta operación de blindaje, Maduro también pretende protegerse de movimientos internos y ha pedido a todos sus ministros que presenten su dimisión “para hacer una renovación profunda de la Revolución”. Y para ello asegura que utilizará el “método Chávez”.

 Lucha total por el control de la televisión de la Asamblea. El control total de los medios de comunicación y la purga de periodistas críticos ha sido una de las señas de identidad del chavismo. Tras la debacle electoral, Maduro pretende seguir manteniendo el control de la televisión de la Asamblea mientras que la oposición ya ha anunciado que se revisará el papel del canal, hasta ahora al servicio total del chavismo.

De hecho, Maduro ya dijo que aprobará un decreto para garantizar el puesto a todos los que colocó en la televisión, prórroga que mantendrá al menos hasta 2017.

Blindaje del Cuartel de la Montaña, símbolo del chavismo. Maduro también quiere blindar los símbolos del régimen que le sustenta. Por ello, ya se ha apresurado a anunciar que una aprobará una Ley Habilitante que permitirá que el Cuartel de la Montaña, el lugar en el que está enterrado Chávez, pase a manos de la Fundación Hugo Chávez, evitando así, según él,  que la oposición pudiera ordenar el cierre del lugar.

Admite errores y corrupción

Mientras, Maduro, asumió anoche que su régimen cometió errores “de burocracia” con una “corrupción que envolvió las políticas revolucionarias” lo que influyó en la derrota electoral legislativa del domingo. 

“O en Venezuela salimos de este atascadero (atolladero) en el que esta guerra económica nos metió, que nuestros propios errores nos metieron, la burocracia, la corrupción que envolvió las políticas revolucionarias (...) o Venezuela va a entrar en un gran conflicto”, dijo el gobernante izquierdista a las puertas del palacio presidencial de Miraflores.

“Hay un conjunto de problemas, de errores acumulados que el pueblo debe saber que yo estoy perfectamente consciente y he convocado a un diálogo con el pueblo”, señaló el chavista.    

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación