Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Nevada de 36 horas paraliza este de EE. UU.

Miles de vuelos cancelados y servicio de metro suspendido

Tomenta Jonás

Accidente en la Interestatal 95 cerca de Richmond, Virginia, provocado por la nieve en la carretera. | Foto por AP

Accidente en la Interestatal 95 cerca de Richmond, Virginia, provocado por la nieve en la carretera.

WASHINGTON. La costa este de Estados Unidos enfrenta desde ayer una gran tormenta que durará al menos 36 horas y dejará entre 30 y 71 centímetros de nieve con vientos de hasta 96 kilómetros por hora, lo que obligó a declarar la situación de emergencia en seis estados. 

La capital del país, Washington D.C., está en el centro de una tormenta que tiene en máxima alerta a 29 millones de personas y afectará a un total de 85 millones desde Atlanta hasta Nueva York. 

Washington D.C., Maryland, Virginia, Pensilvania, Carolina del Norte y Tennessee están en estado de emergencia y la alcaldesa de la capital, Muriel Bowser, advirtió que se trata de una tormenta “de vida o muerte” que las autoridades están afrontando como un asunto “de seguridad nacional”. 

La tormenta se afronta con especial expectación en Washington, una ciudad no acostumbrada a lidiar con la nieve y donde podría alcanzarse una acumulación que supere el récord alcanzado en enero de 1922, con 71 centímetros. 

Se prevé que Nueva York reciba la fuerte tormenta desde hoy a primera hora y el alcalde Bill de Blasio pidió a los ciudadanos quedarse en casa todo el fin de semana hasta que las autoridades puedan limpiar la nieve, que podría alcanzar los 30 centímetros. 

En Filadelfia, que ha cancelado todos los vuelos de su aeropuerto para hoy, la nieve podría llegar a los 50 centímetros.

En total se han cancelado 3.289 vuelos que debían salir ayer y 3.456 previstos para hoy, según el recuento de la web FlightAware. 

“Estamos hablando de una nieve húmeda y pesada, y de vientos muy potentes que podrían hacer caer árboles y provocar cortes eléctricos a gran escala”, explicó la alcaldesa de Washington. 

Bowser pidió a los ciudadanos que se abastezcan de todo lo necesario para pasar al menos 72 horas sin salir de sus casas, una recomendación que la ciudad se tomó en serio, a juzgar por las largas filas y los estantes vacíos que pudieron verse en los supermercados desde el jueves. 

El metro de la capital, que sirve también a los vecinos estados de Maryland y Virginia, cerró desde ayer a las 11:00 p.m. hasta por lo menos el lunes, algo que no había ocurrido desde el huracán Sandy de octubre de 2012, que obligó a parar durante 36 horas. 

Los directivos del metro tomaron esta medida, que ha disgustado a muchos ciudadanos, por temor a que un corte eléctrico de gran escala provocado por los fuertes vientos dejara a pasajeros atrapados en los túneles. 

Los autobuses dejaron de funcionar antes, a las 3:00 p.m. de ayer, momento en el que las autoridades pidieron que todos los ciudadanos estuvieran ya recogidos en el lugar donde se vayan a quedar hasta que se termine la tormenta y se hayan habilitado las calles y carreteras. 

El Gobierno federal cerró sus oficinas ayer al mediodía y también lo hizo el Capitolio, sede del Congreso, donde los legisladores tienen libre al menos hasta el martes. 

En empresas y organismos de la ciudad se dio a los trabajadores la opción de trabajar desde casa. 

Desde ayer al mediodía y durante el fin de semana también estarán cerrados los principales centros turísticos de la ciudad, la explanada del National Mall, los memoriales y el Zoo, aunque los organizadores de una marcha nacional antiaborto mantuvieron sus planes de manifestarse por la tarde en el centro de Washington.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación