Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Muere candidato presidencial brasileño en accidente aéreo

La aeronave cayó en una zona residencial en Santos, ciudad costera en el estado de Sao Paulo

En el lugar del accidente, en una poblada área de la ciudad portuaria de Santos, se ve cómo el avión destruyó parte del techo de esta construcción. foto edh / efeEduardo Campos, candidato del Partido Socialista Brasileño (PSB).

En el lugar del accidente, en una poblada área de la ciudad portuaria de Santos, se ve cómo el avión destruyó parte del techo de esta construcción. foto...

En el lugar del accidente, en una poblada área de la ciudad portuaria de Santos, se ve cómo el avión destruyó parte del techo de esta construcción. foto edh / efeEduardo Campos, candidato del Partido Socialista Brasileño (PSB).

SAO PAULO. La trágica muerte del candidato a la presidencia de Brasil, Eduardo Campos, enlutó ayer la campaña para las elecciones de octubre y sembró interrogantes en un proceso en el que la mandataria Dilma Rousseff aparece como favorita.

Campos, de 49 años, murió en un accidente aéreo junto a otras seis personas en la ciudad de Santos, donde ayer tenía compromisos de campaña, y hasta ahora era tercero en las encuestas con un 10 % de intención de voto, por detrás de Rousseff, con el 38 %, y del socialdemócrata Aécio Neves, a quien se le adjudica un 23 %.

Si esos pronósticos fueran ciertos, sería necesaria una segunda vuelta en la que los analistas coincidían en que sería clave el papel de Campos como fiel de la balanza.

Funcionarios del partido y de la ciudad de Santos dijeron que Campos y las 6 personas viajaban en un Cessna 560XL que se estrelló contra unas edificaciones en circunstancias aún no esclarecidas, pero en medio de una fuerte lluvia y condiciones climáticas adversas.

Las otras víctimas fueron un asesor político, un vocero, un fotógrafo y un camarógrafo, el piloto y copiloto, informó Eliseu Gabriel, presidente en Sao Paulo del Partido Socialista Brasileño (PSB), al que representaba Campos.

El candidato del PSB venía destacándose en la campaña por su voz crítica a un sistema político que, sostenía, debía renovarse pues se había "anquilosado", "corrompido" y puesto al servicio de "viejos caudillos de la vieja política".

En los últimos dos meses insistió en que "la sociedad ya no quiere ser gobernada de arriba hacia abajo", muletilla que repitió el pasado martes en una entrevista con el canal Globo, que resultó ser la última.

Tras su muerte, las normas electorales dicen que el PSB tendrá un plazo de diez días para nombrar otro candidato presidencial, si es que pretende mantener un abanderado propio. Analistas coincidieron en que lo "natural" sería proponer a la ecologista Marina Silva, candidata a vicepresidenta en la fórmula de Campos.

El economista José Sarney Maílson da Nóbrega opina que la probable irrupción de Silva en el proceso, ahora en plan de candidata presidencial, pudiera alterar el cuadro actual, aunque la duda es si le restaría votos a Rousseff o a Neves, o si simplemente no tendría impacto alguno.

También se desconoce si Silva podrá mantener unidos al PSB y a su Red Sustentabilidad con otros 4 pequeños partidos que apoyaban la candidatura de Campos y ahora deberán redefinir su posición.

David Fleischer, politólogo de la Universidad de Brasilia, dijo que en caso de que Silva asuma la candidatura, es probable que le quite votos a Rousseff forzándola a ir a una segunda vuelta contra el candidato Neves del Partido de la Socialdemocracia Brasileña.

Si Silva apoya a Neves en la 2a. vuelta podría amenazar las posibilidades de reelección de Rousseff, dice Fleischer.

Campos era casado y padre de cinco hijos, el menor de los cuales nació en enero. El heredero de una dinastía política que se remontaba a su abuelo, fue elegido gobernador del estado de Pernambuco en dos ocasiones.

Será sepultado hoy en el cementerio de Santo Amaro, capital de Pernambuco.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación