Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Muchos dudan de la proeza a nado de Nyad

Tanto en las redes sociales como en el ciberforo Marathon Swimmers, los nadadores de larga distancia han estado debatiendo el caso

Diana Nyad . Foto/ Archivo

Diana Nyad . Foto/ Archivo

Diana Nyad . Foto/ Archivo

El recorrido a nado de Diana Nyad entre Cuba y Florida, de 177 kilómetros (110 millas), generó publicidad positiva y admiración a esta atleta estadounidense de 64 años, pero también el escepticismo de algunos miembros de la pequeña comunidad de nadadores de maratón, que se preguntan si la atleta de resistencia realizó la travesía honestamente.

Tanto en las redes sociales como en el ciberforo Marathon Swimmers, los nadadores de larga distancia han estado debatiendo si Nyad recibió ayuda inapropiada de la embarcación que la acompañaba -ya sea encaramándose o asiéndose a ella- durante un trayecto de su trayecto que lució particularmente rápido.

También se preguntan si ella violó las tradiciones del deporte -muchos siguen directrices rígidas, llamadas las normas del Canal de la Mancha- al haber usado una máscara especial y un traje de neopreno para protegerse de las medusas.

"Cuando se sabe lo difícil que es, uno quiere saber esos detalles", dijo Andrew Malinak, un nadador de larga distancia de Seattle que analizó los datos disponibles del GPS en la página de Nyad. Malinak concluyó que no confía en ella.

El navegador de Nyad y uno de los observadores oficiales dijeron a The Associated Press este fin de semana que Nyad no hizo trampa y que una corriente rápida favorable le ayudó durante el trayecto rápido de su itinerario.

Además, ni Nyad ni su equipo se comprometieron a que ella seguiría las normas del Canal de la Mancha, desarrolladas para las condiciones que existen en las aguas entre Inglaterra y Francia. Esas normas prohíben los trajes protectores y el contacto con una embarcación. Nyad usó el traje protector especialmente de noche, cuando las medusas son un problema particular, y se lo quitó una vez que llegó al arrecife en su aproximación a Cayo Hueso.

Según el equipo de Nyad, ella concluyó la travesía el lunes por la tarde tras pasar unas 53 horas en el agua, siendo la primera mujer que lo logra sin una jaula contra los tiburones. Fue su quinto intento, una proeza libre aparentemente de problemas con su embarcación, el mal tiempo, enfermedades y las picaduras de las medusas que en los últimos años atormentaron a Nyad y otros nadadores.

El equipo de Nyad pudo seguir su avance en internet por GPS, pero algunos detractores creen que hay vacíos de información.

Muchos se preguntan sobre el periodo de siete horas cuando al parecer Nyad no se detuvo para comer o beber y recordaron su intento de 2012, cuando se encaramó a la embarcación durante horas debido al clima adverso. A la postre, Nyad volvió al agua para intentar terminar el recorrido, pero su equipo fue criticado por retrasar la difusión de esa información a la gente.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación