Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Miles piden la renuncia del presidente de Francia

Los manifestantes reprocharon varias políticas gubernamentales

La movilización fue convocada en las redes sociales y reunió a unas 20 mil personas, según los organizadores. Foto edh / reuters

La movilización fue convocada en las redes sociales y reunió a unas 20 mil personas, según los organizadores. Foto edh / reuters

La movilización fue convocada en las redes sociales y reunió a unas 20 mil personas, según los organizadores. Foto edh / reuters

FRANCIA. Un día después de anunciar que había puesto fin a su relación de siete años con la periodista Valérie Trierweiler, el gobierno del socialista François Hollande afrontó una marcha con cerca de 17 mil personas que se manifiestan bajo la lluvia en París en contra de las políticas del mandatario francés.

Portando carteles que decían. "¡Los franceses estamos furiosos!", los asistentes, miembros de unas 50 organizaciones, entre los que figuraban movimientos de derecha y ultraderecha, ultracatólicos contrarios al matrimonio de personas del mismo sexo, y conservadores, denunciaron "la acción destructora" del gobierno que "conduce directamente hacia el abismo".

"Hollande dictadura", afirmaron sectores ultracatólicos.

Unas 17,000 personas, según la Policía, y 120,000, según los organizadores, desfilaron desde la Plaza de la Bastilla en contra de Hollande.

Al final de la jornada se produjeron enfrentamientos entre los agentes y varios centenares de jóvenes. Finalmente se registraron 150 detenidos.

La policía replicó a los violentos y practicó posteriormente una docena de detenciones; el ministro del Interior, Manuel Valls, denunció "la violencia contra las fuerzas del orden cometida por individuos" y calificó de "inadmisibles" esos sucesos.

Los manifestantes pidieron al Jefe de Estado retirarse "de inmediato", o de lo contrario el 'Día de la ira' le perseguirá en las calles antes de echarlo mediante las urnas".

"Están ustedes aquí para clamar que están hartos, que ellos están más preocupados por sus aventuras (...) que por el desempleo y la libertad del pueblo de Francia", dijo en un altoparlante uno de los organizadores, que pidió permanecer en el anonimato, haciendo alusión a la revelación del amorío de Hollande con la actriz Julie Gayet.

"Hoy nos quitan dinero por todas partes. Hay impuestos nuevos todos el tiempo. ¡Basta ya!", dijo el manifestante Johan Nonnain.

Otros oradores pidieron al Parlamento iniciar un procedimiento de destitución del presidente francés.

En la manifestación destacó la ausencia de políticos, algunos de los cuales explicaron durante la jornada las razones para no sumarse a esta manifestación personalizada en la figura del presidente Hollande.

Los participantes gritaron lemas homófobos y a favor de la unidad de Francia y se pudo ver también a algunos miembros de un grupo conocido como Homen, equivalente masculino del grupo Femen, que se han presentado en varias ocasiones con el torso desnudo para protestar contra el matrimonio homosexual aprobado durante el mandato de Hollande.

Novela

La noticia del affaire de Hollande ha tenido resonancia internacional, pero apenas ha causado revuelo en el país. Valérie Trierweiler, la expareja del presidente francés, llegó ayer al aeropuerto de Bombay para un viaje humanitario a India. Con un vestido oscuro, la exprimera dama tardó varios minutos en cruzar la nube de fotógrafos que la esperaban.

Trierweiler, de 48 años, viajó para apoyar a la ONG internacional Acción contra el Hambre (ACH), en una visita prevista desde hacía tiempo y financiada por patrocinadores privados de la organización.

Hollande anunció el sábado el "fin en su vida en común" con Trierweiler, dos semanas después de que se revelara la relación del jefe de Estado francés con la actriz Julie Gayet.

El gobernante dijo que se trata de un asunto que afecta a su "vida privada" y declaró textualmente: "hago saber que he puesto fin a la vida en común que compartía con Valérie Trierweiler".

Según el 'Journal du Dimanche', los detalles finales del acuerdo -que se irán sabiendo estos días- fueron estudiados por el jefe del Estado y su expareja durante un almuerzo celebrado este jueves en el palacete versallesco y facilitan de alguna forma a la primera dama saliente un futuro a salvo de los paparazzi y sin renunciar a sus responsabilidades humanitarias. A cambio, ella se habría comprometido a no revelar nada de lo que ha visto y oído en el Elíseo durante los últimos 20 meses.—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación