Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Miles exigen una reforma migratoria en los EE.UU.

Cámara Alta posiblemente completará esta semana un proyecto de reforma migratoria

Los salvadoreños que residen indocumentados en los EE.UU. también exigen la reforma migratoria para evitar que las familias sean separadas. foto edh / Ap

Los salvadoreños que residen indocumentados en los EE.UU. también exigen la reforma migratoria para evitar que las familias sean separadas. foto edh / Ap

Los salvadoreños que residen indocumentados en los EE.UU. también exigen la reforma migratoria para evitar que las familias sean separadas. foto edh / Ap

WASHINGTON. Miles de partidarios de una reforma inmigratoria en Estados Unidos se congregaron ayer alrededor del Capitolio, a fin de exigir a los legisladores que aprueben un camino a la ciudadanía para los 11 millones de indocumentados que se estima que viven en el país.

Los manifestantes ondearon banderas de Estados Unidos y de varios países latinoamericanos, mostrando además carteles que decían "Ciudadanía para los 11 millones" y "Basta ya, (con) la deportación", algunos en español.

La Movilización Nacional por la Ciudadanía se produjo un día después de que dos destacados senadores de EE.UU. dijeran el domingo que la Cámara alta posiblemente completará esta semana un proyecto de ley sobre la reforma migratoria.

La reforma cobró fuerza en el Congreso después de la reelección del presidente Barack Obama en noviembre. Los hispanos, el bloque de votantes de crecimiento más rápido, se inclinaron fuertemente por los demócratas en lugar de los republicanos en los comicios.

Los republicanos han comenzado desde entonces a respaldar la reforma migratoria, un esfuerzo que ha sido bien recibido por la mayoría de los demócratas.

"Juntos educamos, nos manifestamos, oramos y derribamos puertas hasta que llegue una completa reforma a la inmigración al escritorio del presidente Obama", dijo Gustavo Torres, presidente del grupo de defensa de los inmigrantes CASA in Action, ante una multitud en el jardín occidental del Capitolio. "Ustedes son el movimiento que logrará una reforma a la inmigración".

Activistas dijeron que quieren asegurarse de que cualquier nueva ley incluya un mecanismo que permita a la gente que actualmente está en el país de forma ilegal obtener la ciudadanía estadounidense. Ellos no quieren que esté relacionada a una mayor seguridad en la frontera u otros objetivos legislativos.

La manifestación de unas 100 organizaciones fue patrocinada por grupos de reforma migratoria y sindicatos, incluidos el de Trabajadores Automotrices Unidos y el Sindicato Internacional de Empleados de Servicios.

La Santa Cecilia, una banda de Los Ángeles que se especializa en la música fusión latina, animó a la multitud con su canción "El Hielo", sobre el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE, por sus siglas en inglés), del Departamento de Seguridad Interior.

La multitud sobrepasó los límites del amplio jardín occidental del Capitolio y cubrió las calles cercanas. Los espectadores se subieron a la estatua de Ulysses Grant, una de las esculturas de bronce más grandes del mundo.

Respaldo en Congreso

La legislación sobre inmigración que se discutirá en el Senado -controlado por los demócratas- incluirá un camino asegurado a la ciudadanía para los inmigrantes indocumentados, una mayor seguridad fronteriza y formas para que las empresas puedan cubrir sus necesidades de trabajadores poco calificados como de aquellos con más capacidad.

Un grupo bipartidista de la Cámara de Representantes, liderada por los republicanos, está trabajando en su propia versión del proyecto de ley, que también incluye formas para obtener la ciudadanía.

Dentro del edificio de oficinas Russell del Senado, los manifestantes atestaron la sala del Comité Agrícola para instar a los senadores de Michigan Debbie Stabenow y Carl Levin, ambos demócratas, a que respalden la reforma.

La sala estalló en gritos y cantos cuando ambos senadores dijeron que estaban a favor de la reforma.

La Cámara de Comercio estadounidense, el mayor grupo empresario del país, y el AFL-CIO, la mayor federación del trabajo, alcanzaron un acuerdo sobre un programa de trabajador invitado a fines de marzo. El acuerdo despejó el camino para la redacción de un proyecto de ley completo en el Congreso.

Si los proyectos del Senado y la Cámara de Representantes se aprueban, deberán tener que ser reconciliados antes de que una versión final sea votada y luego enviada a Obama para que la convierta en ley.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación