Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

México recibe al Papa Francisco con música y bailes

Rompe protocolo para besar a un niño enfermo y ponerse sombrero de charro. Pontífice dormirá todas las noches de su vista en la Nunciatura Apostólica.

Papa Francisco llega a MÈxico

El papa Francisco es recibido por el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, la primera dama Angélica Rivera y un grupo de niños en el Aeropuerto Internacional de México.  | Foto por EFE

El papa Francisco es recibido por el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, la primera dama Angélica Rivera y un grupo de niños en el Aeropuerto Internacional de México. 

MÉXICO. El papa Francisco llegó anoche al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) para realizar su primera visita al país latinoamericano, en la que pisará cinco estados de la nación durante un periodo de cinco días y se espera que, además, pronuncie un mensaje de paz ante la violencia que azota a los mexicanos. 

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes informó en su cuenta de Twitter que el avión de Francisco aterrizó en el aeropuerto cerca de las 19:17 hora local. 

Francisco llegó procedente de Cuba, donde hizo una escala de unas horas en su viaje desde Roma para reunirse con el patriarca ortodoxo ruso Kiril, en el primer encuentro de los líderes de las dos Iglesias tras el Gran Cisma que tuvo lugar en 1054. 

Minutos después del aterrizaje, al son de “Cielito lindo” interpretado por un grupo de mariachis, el avión del pontífice llegó al punto previsto para llevar a cabo el acto de bienvenida. 

Antes de que descendiera de la aeronave de Alitalia en que llegó, subió al aparato el nuncio apostólico del Vaticano en México, Christophe Pierre. 

Instantes más tarde, el santo padre bajó tranquilamente la escalinata, al pie de la cual saludó al presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, que le estrechó la mano, y después a la primera dama, Angélica Rivera. 

Al mismo tiempo en que los tres comenzaban a caminar sonrientes por la alfombra roja sonaron las campanas de la Catedral Metropolitana de Ciudad de México en el centro de la capital, según la señal de la televisión mexicana. 

Peña Nieto, de traje oscuro, y Rivera, de vestido y abrigo claro, acompañaron al papa hasta donde se encontraban unos niños que le entregaron un cofre con tierra de los 32 estados mexicanos para que la bendijera. 

Los cuatro niños iban vestidos con trajes típicos de los estados de Oaxaca (de tehuano), Puebla (china poblana), Veracruz (jarocho) y Jalisco (charro). 

A continuación varios artistas mexicanos, entre ellos los mexicanos Cristian Castro, Lucero y Pedro Fernández y el argentino naturalizado mexicano Diego Verdaguer, interpretaron la canción “Luz”. 

Artistas dan apoyo a hospital infantil
El tema forma parte del disco “México se llena de luz”, una producción con fines benéficos impulsada por Rivera y que consta de 16 temas, cuatro inéditos. 

Parte de los ingresos que se consigan con su venta irán destinados al hospital infantil “Federico Gómez” de la capital, que el pontífice visitará el domingo. 

Luego, el Papa rompió con el protocolo al abandonar la alfombra roja y acercarse a las gradas instaladas junto a la pista de aterrizaje, plagadas de autoridades, fieles y periodistas. 

Allí besó a un niño enfermo, sostenido en brazos por un hombre que se acercó hasta él, y se puso un sombrero de charro que le prestó uno de los músicos, después saludó uno a uno a los obispos mexicanos y a los miembros del gabinete presidencial. 

Está previsto que después del acto de bienvenida, el papa, Peña Nieto y Rivera sostengan un encuentro privado en el mismo aeropuerto y que después el pontífice salude al jefe de Gobierno (alcalde) de Ciudad de México, Miguel Ángel Mancera. 

A continuación, Francisco se subirá al papamóvil para dirigirse a la Nunciatura Apostólica, donde dormirá todas las noches durante la visita a México, en un recorrido que será flanqueado por una valla de luz formada por los teléfonos celulares de miles de mexicanos que están apostados en las calles para recibirlo. 

Hasta el próximo miércoles, el pontífice tiene una agenda de actividades en Ciudad de México, el vecino Estado de México, el sureño Chiapas, el occidental Michoacán y el norteño Chihuahua.

Periodista limpia zapatos al pontífice
Lo que no se podía esperar el papa Francisco en el vuelo a La Habana y después a Ciudad de México era que un periodista mexicano se arrodillase y le limpiase los zapatos. 

Era Noel Díaz, el fundador de la radiotelevisión católica “El Sembrador” con sede en Los Ángeles (EE. UU.) y que iba junto a los otros 75 periodistas, fotógrafos y teleoperadores en el avión con el Papa para su visita a México. Su historia fue la más comentada durante las 12 horas de vuelo. 

Su intención era la de regalar al Papa una caja con los utensilios para limpiar los zapatos, recuerdos de una niñez en un barrio de Tijuana, pero alguien le animó a contar a Francisco su historia. 

El papa Francisco acudió a la parte trasera del avión, donde se encontraban los periodistas, tras el desayuno, y tras un mensaje breve en el que explicó que el viaje sería “duro” pasó, como es habitual, a saludar a cada uno de los periodistas que viajan con él. 

Cuando llegó el turno a Díaz, al oído le contó al Papa que cuando era pequeño oyó a su mamá, una madre soltera, que no podía pagarle el traje para hacer la Comunión y entonces salió a la calle a ganarse unos pesos como limpiabotas. Después pidió permiso al pontífice mexicano y se arrodilló para con un cepillo y un paño sacar brillo a los zapatos negros del papa. 

Como tantos miles de mexicanos, emigró a Estados Unidos y ahora trabaja en el campo de la óptica fabricando lentes, pero ha fundado la radiotelevisión católica “El Sembrador” muy seguida por inmigrantes latinoamericanos. 

Como ferviente católico, Díaz preguntó al Papa qué podían hacer los laicos para ayudarle y Francisco les invitó “a salir de las cuevas”. 

Francisco recibió hoy multitud de regalos, libros, dulces, música y un sombrero mexicano con bordados su imagen, la de la Virgen de Guadalupe y el mapa de Latinoamérica y que había sido entregado por una familia mexicana durante el viaje a Cuba. 

Otro periodista mexicano le entregó un par de zapatillas de deporte para que fuese más cómodo en este viaje, “ya que tendrá que andar mucho”. 

Pero seguramente el regalo que más tocó el corazón de Jorge Bergoglio fue el paño y el cepillo de aquel “niño” que quería hacer la Comunión. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación