Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

México se prepara para huracán más fuerte del hemisferio

El fenómeno, denominado Patricia, alcanzó la categoría 5 y se espera que golpee el viernes la costa mexicana.

México se prepara para huracán más fuerte del hemisferio

Los vecinos de un tramo de la costa pacífica de México repleto de pueblos pesqueros y complejos turísticos protegían sus casas con tablones y compraban suministros antes de la llegada del gran huracán Patricia, una tormenta de categoría 5, que según los meteorólogos es la más fuerte registrada en el Hemisferio Occidental.

Con vientos sostenidos máximos cercanos a los 325 kilómetros por hora, la tormenta es la más fuerte documentada por el organismo en el este del Pacífico y en el Atlántico, indicó el especialista Dave Roberts del Centro Naiconal de Huracanes de Estados Unidos.

La fuerza de Patricia era comparable a la del tifón Haiyan, que hace dos años dejó más de 7.300 muertos o desaparecidos en Filipinas, según la Organización Mundial Meteorológica de Naciones Unidas.

En México, las autoridades declararon el estado de emergencia en docenas de localidades de los estados de Colima, Nayarit y Jalisco, incluidos el atareado puerto de Manzanillo y el lujoso destino turístico de Puerto Vallarta.

El gobernador de Colima ordenó el cierre de las escuelas el viernes, cuando se esperaba lo que el Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos describió como una llegada potencialmente catastrófica.

El jueves por la noche llovía en Manzanillo mientras la gente hacía sus preparativos de último momento ante la tormenta. Las autoridades se apresuraban para intentar mantener a la población a salvo, tras la rápida evolución de Patricia desde tormenta tropical a huracán de Categoría 5.


En un Wal-Mart de Manzanillo, los clientes llenaban carros de productos no perecederos mientras la lluvia seguía constante en el exterior.

Verónica Cabrera, que acudió a comprar con su hijo pequeño, dijo que la ciudad tiende a inundarse cuando muchos arroyos pequeños se salen de sus cauces. Ella dijo que había protegido las ventanas con cinta adhesiva para evitar que se rompieran.

Alejandra Rodríguez, que compraba con su hermano y su madre, adquirió 10 litros de leche, una gran botella de agua y objetos como atún y jamón enlatado que no requerían refrigeración ni cocción. La familia ya había tapado la parte inferior de las puertas de su casa para evitar que entrara agua.

 “La calle principal se inunda de verdad y corta el acceso a muchas otras calles. Se acaba pareciendo a una isla”,comentó Rodríguez.

En Puerto Vallarta, los dueños de restaurantes y tiendas colocaban tablas en las ventanas, y los vecinos se apresuraban a acudir a las tiendas para hacer compras de último momento antes de la tormenta.



El Centro Nacional de Huracanes en Miami advirtió de que los preparativos debían acelerarse, y la tormenta podría causar inundaciones en la costa, olas destructivas y crecidas repentinas.

 “Este es un huracán extremadamente peligroso y potencialmente catastrófico”, dijo Dennis Feltgen, meteorólogo del centro.

Patricia también podría afectar a Texas, dijo Feltgen. Las previsiones apuntan a que tras perder fuerza al tocar tierra, es probable que parte de la humedad tropical de la tormenta se combine con las intensas lluvias que ya sufría Texas al margen del huracán, señaló, y aumente las precipitaciones en la zona.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación