Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

México condena envío de guardia a la frontera

Peña Nieto critica decisión del gobernador de Texas

Un contingente de mil soldados ha sido enviado a la frontera de EE. UU. con México para frenar a los migrantes. foto EDH /archivo

Un contingente de mil soldados ha sido enviado a la frontera de EE. UU. con México para frenar a los migrantes. foto EDH /archivo

Un contingente de mil soldados ha sido enviado a la frontera de EE. UU. con México para frenar a los migrantes. foto EDH /archivo

MÉXICO. El presidente de México, Enrique Peña Nieto, condenó el uso de la Guardia Nacional por parte del gobernador de Texas con el fin de frenar la inmigración ilegal a través de la frontera con Estados Unidos.

El gobernador Rick Perry, considerado un posible contendiente para las elecciones primarias del Partido Republicano, dijo esta semana que enviaría hasta 1,000 efectivos a la frontera con México para frenar las actividades delictivas vinculadas con los cárteles de la droga.

Perry dijo también que las tropas eran necesarias porque la Patrulla Fronteriza no es suficiente para lidiar con el fuerte incremento en la cantidad de niños centroamericanos que están ingresando ilegalmente a Estados Unidos sin compañía de mayores.

"No solo es desagradable, sino yo creo que es condenable", dijo Peña en una entrevista publicada ayer por el periódico mexicano El Universal.

"Me parece que es una actitud completamente reprobable y tampoco resuelve un problema al que tenemos que hacerle frente de manera conjunta", dijo el mandatario refiriéndose a la inmigración.

Perry ha sido cuestionado por el gasto que implica el despliegue de la Guardia Nacional, de 12 millones de dólares por mes, y porque el número de niños inmigrantes ha bajado fuertemente entre junio y agosto.

Aunque Peña aclaró que la relación entre México y Estados Unidos pasa por un buen momento, advirtió que afectaría la relación bilateral.

El presidente mexicano matizó que la decisión del gobernador de Texas es un caso aislado, ya que otros estados fronterizos como California mantienen políticas de inmigración más amigables.

Miles de migrantes buscan cruzar cada año hacia Estados Unidos por la frontera con México, pero en el primer semestre de 2014 el tema tomó un nuevo cariz cuando las autoridades estadounidenses dieron a conocer cifras de un incremento importante de niños migrantes detenidos y que viajaban solos.

Las mismas autoridades de Estados Unidos señalaron luego que ha bajado el número de menores migrantes detenidos.

Piden no deportar a mexicana

Mientras Peña Nieto critica el envío de la guardia, un grupo de líderes religiosos y activistas pidieron ante la sede de Tucson (Arizona) de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) de EE. UU. que no se deporte a la mexicana Rosa Robles Loreto, refugiada desde hace más de un mes en una iglesia.

La mexicana decidió no presentarse a las oficinas de la ICE y en su lugar acudió su abogada Mago Cowan junto a líderes religiosos, quienes entregaron una carta en la que solicitaron reconsiderar la deportación de Robles Loreto, quien junto a su familia residen en Tucson hace más de una década.

Desde que pidió refugio, otros inmigrantes han hecho lo propio, como Luis López en Tempe (Arizona) y Beatriz Santiago Ramírez en Chicago (Illinois), ante el retraso anunciado por el presidente de EE. UU., Barack Obama, de tomar cualquier medida sobre inmigración hasta después de las elecciones de noviembre. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación