Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Un mes de reposo a presidenta Fernández por hematoma cerebral

Esto deja a la gobernante fuera de la campaña por las elecciones legislativas del 27 de octubre

La gobernante de Argentina, Cristina Fernández, junto a su vicepresidente, Amado Boudou, quien quedará provisionalmente al frente del gobierno. foto edh / internet

La gobernante de Argentina, Cristina Fernández, junto a su vicepresidente, Amado Boudou, quien quedará provisionalmente al frente del gobierno. foto edh / internet

La gobernante de Argentina, Cristina Fernández, junto a su vicepresidente, Amado Boudou, quien quedará provisionalmente al frente del gobierno. foto edh / internet

ARGENTINA. A las 21 horas del sábado 5 de octubre, la presidenta de Argentina, Cristina Fernández, abandonó el Hospital Universitario de la Fundación Favaloro, en Buenos Aires, luego de estar más de 12 horas siendo sometida a exámenes.

Desde ahí la mandataria salió con una orden expresa de sus médicos: debe guardar reposo por un mes, debido a un hematoma cerebral y a un cuadro de arritmia que está siendo investigado.

El vocero de la Presidencia, Alfredo Scoccimarro, leyó un comunicado en el que explicó que los médicos que atendieron a la mandataria le diagnosticaron una "colección subdural crónica" .

Se trata de un "hematoma que está contra el cráneo y comprime el cerebro, lo cual le provoca una cefalea (dolores y molestias localizadas en cualquier parte de la cabeza) ... es como una acumulación vieja de sangre y de productos de la descomposición de la sangre localizada entre la superficie del cerebro y su capa más exterior. Ese sangrado pudo haberse producido a raíz de un golpe", explicó el rector del Instituto Superior de Ciencias de la Salud de Buenos Aires, Claudio Santamaría en diálogo con la cadena C5N.

Cristina Kirchner, explicó el portavoz, sufrió el pasado día 12 de agosto un traumatismo de cráneo que obligó a realizarle una tomografía computarizada de cerebro que resultó "normal". Este sería el golpe que le habría provocado el hematoma.

Esta será la vez que más tiempo Fernández permanezca alejada del poder. En enero de 2012, la mandataria se había tenido que tomar 20 días de licencia médica luego de que se sometiera a una cirugía de tiroides. En aquel entonces, ella había sido diagnosticada con cáncer, pero análisis posteriores descartaron que padeciera esa enfermedad.

En el pasado, Fernández también tuvo otros episodios vinculados con su salud que la obligaron a dejar el sillón presidencial en Argentina.

Cristina ya había tenido que hacer un breve reposo en enero de 2009 por un "episodio de lipotimia y deshidratación leve". Se sabe, la baja presión que padece la presidenta argentina ha sido su talón de Aquiles y la ha obligado a suspender varias actividades en reiteradas ocasiones, pero sobre todo en el año 2011 cuando tuvo bajones de presión en enero, abril, mayo y diciembre.

Medios locales especularon ayer con la posibilidad de que, si el cuadro no evoluciona satisfactoriamente, la mandataria deba someterse a una intervención quirúrgica.

El episodio actual sorprende a la gobernante en plena campaña electoral para los comicios legislativos del próximo 27 de octubre, en los que se definirá el respaldo parlamentario con que contará en sus dos últimos años de Gobierno. Los comicios servirán, además, para proyectar a los políticos que tengan mayores posibilidades de aspirar al sillón de la Casa Rosada el año 2015.

De aquí en más, el poder en Argentina pasa a manos del vicepresidente Amado Boudou, un economista amante del rock, a quien le gusta tocar la guitarra eléctrica junto a una banda cada vez que puede. El segundo en la línea de sucesión en el país está siendo investigado en la Justicia argentina por enriquecimiento ilícito y negociaciones incompatibles con la función pública.

Boudou no es ni de lejos el hombre más influyente del Gobierno argentino. No es tampoco el más respetado entre sus compañeros de Gabinete, ni el que mayor acceso directo tiene con la presidenta. Al contrario que la mayoría del Ejecutivo, Boudou no proviene del peronismo.

La Constitución de Argentina establece que el vicepresidente ha de asumir el mando del Gobierno en caso de enfermedad, ausencia o muerte. Si Fernández abandona por completo su actividad presidencial durante un mes, Boudou será el presidente en funciones.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación