Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Merkel no prevé cambiar la política europea de Alemania

La canciller alemana ha comenzado con la dura tarea de buscar coalición de Gobierno

De completar su tercer mandato, Angela Merkel se convertirá en la mujer que más ha estado en el poder en Europa. foto edh / efe

De completar su tercer mandato, Angela Merkel se convertirá en la mujer que más ha estado en el poder en Europa. foto edh / efe

De completar su tercer mandato, Angela Merkel se convertirá en la mujer que más ha estado en el poder en Europa. foto edh / efe

BERLÍN. La canciller alemana, Angela Merkel, dijo ayer que no ve "motivo alguno" para cambiar la política europea de su gobierno, tras la victoria electoral de su partido, la Unión Cristianodemócrata (CDU), que quedó al borde de la mayoría absoluta.

Con su tercera reelección, los analistas consideran que Alemania permanecerá con su política de total austeridad con el propósito de alcanzar la recuperación económica respaldada y promovida por Merkel.

Además coinciden en que esta política sería adoptada en casi toda la región debido a la gran influencia de Alemania en la Unión Europea.

"Nuestra política europea impulsa la integración y desde el punto de vista de la CDU no hay motivo alguno para cambiarla", dijo Merkel ayer en su primera rueda de prensa tras los comicios, al ser preguntada sobre la posibilidad de flexibilizar su apuesta por la austeridad.

Fueron varias las preguntas que tuvo que responder sobre su política en Bruselas y en todas subrayó su europeísmo y, al mismo tiempo, la necesidad de que los socios de la UE sigan el camino de las reformas que Alemania ya hizo en su día, un mensaje repetido en la campaña electoral.

"Alemania tiene experiencia" y lo que ha logrado pueden conseguirlo el resto de socios europeos, recalcó Merkel para recordar que el país fue "el enfermo de Europa" durante años, hasta poner en marcha las reformas que le han llevado a la estabilidad actual.

A su juicio, el claro apoyo recibido por los cristianodemócratas demuestra que los alemanes quieren que su Gobierno siga defendiendo sus intereses en Europa y en el mundo, pero que también apuestan por la unidad europea.

Convencida de que la UE puede salir "reforzada" de la crisis, Merkel precisó que objetivo de las reformas no es sólo el ahorro, sino que el continente incremente su competitividad y recupere la confianza de los inversores. "Ya hemos logrado mucho, pero no hemos terminado", advirtió.

Ante quienes subrayan su poder en Bruselas, recordó que en el Consejo Europeo "Alemania es tan importante como Luxemburgo" y señaló que, quienes la conocen, saben que siempre busca el acuerdo.

Como ejemplo, recordó su decisión de no firmar en la cumbre del G20 celebrada en San Petersburgo una declaración sobre la crisis de Siria hasta no hablar con el resto de socios europeos, que se reunían al día siguiente.

"La política europea forma parte de nuestras señas de identidad", recalcó la líder cristianodemócrata, que destacó el caso de Irlanda como el de un país que ha hecho sus deberes y está saliendo de la crisis.

Merkel, necesitada del apoyo de un partido de la oposición para tener un gobierno estable en los próximos cuatro años, reveló que ya ha hablado con los socialdemócratas del SPD, que en campaña apostaron por un "plan Marshall" para ayudar a los países europeos más ahogados por la crisis.

En este contexto, la canciller recordó los fondos de los presupuestos destinados a la lucha contra el paro juvenil y destacó que ella siempre ha apostado por que determinadas herramientas, como los fondos estructurales, se utilicen de manera más flexible.

Alemania, destacó, seguirá invirtiendo en Europa, y en los próximos presupuestos plurianuales su contribución será más elevada que ha que ha tenido en los últimos.

"Como quiera llamarlo, es secundario", dijo a la periodista que le había preguntado por la posibilidad de que se pudiera en marcha ese "plan Marshall".

Por escaños, el bloque conservador conformado por la CDU y su hermana bávara, la Unión Socialcristiana (CSU), obtuvo 311 asientos, cuando la mayoría absoluta estaba en los 315, de los que 191 son directos.

El Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) logró 192 asientos, de los que 58 son directos; La Izquierda, 64 escaños (cuatro directos), y Los Verdes, 63 (uno directo, en un distrito berlinés). —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación