Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Al menos seis muertos en un ataque contra un convoy de la ONU en Malí

La ONU condenó el atentado contra los "cascos azules" que dejó además cinco heridos

Al menos seis muertos en un ataque contra un convoy de la ONU en Malí

Al menos seis muertos en un ataque contra un convoy de la ONU en Malí

Al menos seis muertos en un ataque contra un convoy de la ONU en Malí

Al menos seis cascos azules murieron y cinco más fueron heridos en una emboscada presuntamente tendida por yihadistas contra un convoy de vehículos de la misión de la ONU en Malí (Minusma), informó hoy la misión en un comunicado.

El ataque se produjo entre las localidades de Achararne y Douetiré, en las cercanías de Goundam, entre Tombuctú y la frontera con Mauritania.

El convoy estaba compuesto por soldados de Burkina Faso, y tras el ataque dos de sus vehículos al menos quedaron completamente calcinados, según informaron fuentes médicas de la ONU en Bamako.

El número de muertos podría aumentar, ya que el balance ofrecido por la Minusma es aún "preliminar".

Desde Tombuctú, la Minusma ha enviado "helicópteros de ataque" y varios vehículos terrestres al lugar de los hechos, para socorrer a los heridos y evacuar a los fallecidos.

El ataque se produce cuando las rivalidades entre tuaregs y gobierno central se han calmado tras la firma del acuerdo de paz por parte de la mayor organización tuareg, la Coordinadora de Movimientos del Azawad.

El pasado fin de semana, los yihadistas atacaron un cuartel militar en Nara, localidad situada también cerca de la frontera mauritana, además de Fakola, otro poblado muy alejado de allí, en el extremo sur del país, junto a Costa de Marfil.

Sin señalar por el momento a nadie, el jefe de la Minusma, Mongi Hamdi, condenó "este crimen innoble" y dijo que sus responsables deben ser encontrados y llevados ante la justicia lo antes posible.

ONU CONDENA ATAQUE

La ONU condenó el ataque que sufrieron los "cascos azules" destinados en Malí, con un saldo de seis muertos y cinco heridos, y dijo que esa acción no alterará su determinación de seguir apoyando a ese país africano.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, en una declaración difundida por su oficina de prensa, dijo que esa emboscada constituye una "grave violación a la ley internacional" y pide que los responsables sean llevados ante la Justicia.

"Estos ataques no alterarán la determinación de Naciones Unidas de apoyar al pueblo de Malí y su proceso de paz", añade la declaración.

También recuerda que por "actos hostiles" sufridos por los "cascos azules" en ese país desde que comenzó a operar la Minusma, en abril de 2013, ya han perecido 43 efectivos, 10 de ellos sólo en lo que va de año, y 166 han resultado heridos.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación