Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Masacre agudiza el temor a una guerra civil en Egipto

54 seguidores del derrocado gobernante Mohamed Mursi mueren en choque contra el Ejército

Más de 400 personas resultaron lesionadas en los choques entre militares y el ejército, dijeron ayer las autoridades.

Más de 400 personas resultaron lesionadas en los choques entre militares y el ejército, dijeron ayer las autoridades.

Más de 400 personas resultaron lesionadas en los choques entre militares y el ejército, dijeron ayer las autoridades.

EL CAIRO. Egipto se asoma peligrosamente al conflicto civil. La masacre de unos 54 seguidores del depuesto presidente islamista y 435 heridos ayer amenaza con empujar hacia el abismo al país árabe.

Soldados y policías egipcios se enfrentaron con islamistas que protestaban contra el derrocamiento del presidente Mohamed Mursi, violencia que derivó en la muerte de 54 manifestantes y tres miembros de las fuerzas de seguridad, al tiempo que profundizó la crisis en el dividido país.

Tras conocerse las dimensiones del drama, los Hermanos Musulmanes y su brazo político, el Partido Libertad y Justicia, emitieron sendos comunicados en los que acusaban a las fuerzas de seguridad de haber cometido una "masacre" y llamaban a los egipcios a lanzar una "intifada".

El Ejército y la policía acusan a los manifestantes de empezar los enfrentamientos. Ambos afirmaron que militantes islamistas trataron de asaltar el cuartel de la Guardia Republicana –donde está detenido el depuesto presidente Mursi.

Poco después, desde la mezquita de la plaza Rabea Al Adauiya, donde se concentran los defensores de Mursi, los islamistas presentaron vídeos y casquillos de bala para denunciar al Ejército y la Policía.

Los hechos amenazan con agravar aún más las tensiones entre los partidarios de Mursi, que acusan al Ejército de un golpe de Estado contra la democracia, y sus oponentes, que dicen que el depuesto mandatario se aprovechó de su victoria electoral de 2012 para reforzar el control del Estado por parte de la Hermandad.

El Ejército derrocó a Mursi el miércoles pasado e instauró un gobierno de transición civil argumentando que actuó en nombre de millones de personas que en los días previos salieron a las calles para exigir la renuncia del presidente.

El presidente interino, Adly Mansur, que fue puesto en lugar de Mursi por los militares con el encargo de preparar el terreno para elecciones, anunció la formación de una comisión para investigar la masacre.

Más tarde, Mansuor emitió una "declaración constitucional" que llama a crear comisiones de revisión de la polémica Constitución aprobada el año pasado en el inicio del mandato de Mursi y a celebrar elecciones en seis meses.

La nueva versión de la Constitución será sometida a referendo en los cuatro meses posteriores, y las elecciones parlamentarias serán dos meses después de la consulta popular.

Una vez que se inaugure, el Parlamento fijará fecha para las presidenciales en una semana, según el plan, difundido por la oficina de Mansour.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación