Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Marcharán contra la falta de alimentos

En Venezuela están sin pollo, café, aceite, harina...

La falta de harina no solo ha afectado a las panaderías, sino también a la industria procesadora de pastas alimenticias.

La falta de harina no solo ha afectado a las panaderías, sino también a la industria procesadora de pastas alimenticias.

La falta de harina no solo ha afectado a las panaderías, sino también a la industria procesadora de pastas alimenticias.

CARACAS. La diputada a la Asamblea Nacional Rosaura Sanz reiteró el llamado a la marcha opositora del próximo sábado en contra del desabastecimiento, la escasez y la inflación en Venezuela.

Aseguró que los venezolanos "ya estamos cansados que este Gobierno nos venga a reprimir por reclamar nuestros alimentos". El llamado de la Unidad es a emplazar al ministro de alimentación, Félix Osorio, que una madre venezolana no puede seguir diciéndole a sus hijos "no hay".

"Ya basta que estén reprimiendo nuestra manera de comer. Estoy segura de que ni Nicolás Maduro; ni el presidente de la Asamblea Nacional, y mucho menos la defensora del Pueblo, Gabriela del Mar Ramírez tienen que hacer cola para comprar comida. Nosotros sí, por eso vamos a defender nuestras ollas, nuestro estómago, nuestra comida", aseveró Sanz.

Los venezolanos están al borde de una debacle económica que no tiene parangón en los últimos cien años, afirma el líder opositor Henrique Capriles. Hay escasez de comida y medicina mientras se agotan las reservas monetarias internacionales al tiempo que continúa sonriendo la bonanza petrolera, publicó el diario español ABC.

Añade que ni en su peor crisis política cuando la caída del dictador Marcos Pérez Jiménez en 1958 ni en la revuelta popular del "caracazo" de 1989, los venezolanos habían vivido tal escasez de 28%. Jamás habían hecho largas colas para conseguir leche, pollo, arroz, café, aceite, carne y harina de maíz. Ahora se importa el 70% de lo que se consume y antes de Chávez era 30%.

Alimentos podridos

Lo más grave es que gran parte de la importación de alimentos y medicinas se pierde porque se descomponen al llegar a los puertos nacionales. Hace dos meses se supo de 600 toneladas de alimentos que se pudrieron y el martes hallaron 50 toneladas de fármacos vencidos del Ministerio de Sanidad.

La ausencia de alimentos básicos se registra en todos los establecimientos comerciales, incluso en las bodegas de la red del Gobierno como Mercal, Pdval y Abastos Bicentenario.

En los abastos Bicentenario, los consumidores pasan hasta seis horas en fila para comprar alimentos de forma racionada, mientras que en Pdval, no hay productos de la canasta básica.

Al llegar al poder en 1999 Chávez dio luz verde a la invasión de tierras y expropiación, mejor dicho, confiscación o robo de fincas, como afirma la diputada María Corina Machado. Es el caso de la empresa española Agroisleña, expropiada y llamada ahora en Agropatria, que no tiene semillas ni tiene recursos para financiar a los pequeños productores.

Durante su gestión, Chávez expropió unas mil 200 empresas fueron y otras 800 mil tuvieron que cerrar por las faltas de condiciones para su funcionamiento. Expertos aseguran que durante este periodo, la producción nacional sufrió una caída abominable, y coinciden en que el alto índice de escasez y desabastecimiento que afecta a los venezolanos actualmente es consecuencia de estas acciones.

Los controles de precios, las fiscalizaciones, la inseguridad, la devaluación de la moneda y las fallas para la adquisición de divisas para la importación de materia prima, también han alentado el cierre dentro del sector industrial en el país, afirma el economista Raúl López de la gobernación de Miranda.

En abril del año pasado, Maduro comenzó a aplicar el Plan de la Patria socialista que había dejado Chávez al morir. Para los analistas esto significa un retroceso grave del país en todos los ámbitos. Con los poderes especiales que le confiere la Ley Habilitante decretó la ley que controla las ganancias de las empresas y la ley que controla los precios.

La exageración de los controles impulsó el cierre de empresas, el desabastecimiento y el desempleo, que Maduro culpa a la supuesta "guerra económica" de los empresarios contra su gobierno.

Para el gobierno venezolano la escasez es producto del acaparamiento y el boicot de unos cuantos que quieren sabotear a Venezuela. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación