Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Manifestantes ucranianos derriban estatua de Lenin

Cientos de miles exigieron la dimisión del gobernante Viktor Yanukovich

La estatua derribada, de 3.5 metros de altura y realizada en cuarcita, se erigió en 1946 y servía de punto de reunión en la capital para los comunistas ucranianos. La policía, por su parte, inició una investigación sobre "disturbios masivos" tras el

La estatua derribada, de 3.5 metros de altura y realizada en cuarcita, se erigió en 1946 y servía de punto de reunión en la capital para los comunistas...

La estatua derribada, de 3.5 metros de altura y realizada en cuarcita, se erigió en 1946 y servía de punto de reunión en la capital para los comunistas ucranianos. La policía, por su parte, inició una investigación sobre \"disturbios masivos\" tras el derribo de la imagen.

KIEV. Manifestantes antigubernamentales derribaron ayer una estatua del fundador del Estado soviético, Vladimir Lenin, en la capital de Ucrania, en un simbólico desafío contra el presidente Viktor Yanukovich y sus planes de estrechar los lazos con Rusia.

Lenin es una figura detestada por los nacionalistas ucranianos, que ven en ella un símbolo de la sumisión de su país a Moscú durante la época de la Unión Soviética.

La acción se produjo después de que los líderes de la oposición dijeran ante cientos de miles de manifestantes en la Plaza de la Independencia de Kiev que mantendrán la presión para que Yanukovich deje el Gobierno.

Más de 100,000 personas, según la policía ucraniana, y hasta un millón, según la oposición, desbordaron ayer las calles del centro de Kiev para exigir la convocatoria de elecciones anticipadas, tanto parlamentarias como presidenciales.

Los manifestantes están furiosos luego de que el Gobierno decidiera el mes pasado deshacer un pacto histórico con la Unión Europea en favor de una cooperación económica más estrecha con Moscú.

El repentino cambio de rumbo de Yanukovich hacia Rusia ha provocado las mayores protestas callejeras desde la Revolución Naranja ocurrida entre 2004 y 2005, cuando las manifestaciones populares obligaron a una repetición de una fraudulenta elección y frustraron el primer intento del actual mandatario por llegar a la presidencia.

"Yanukovich, ¡tú eres el próximo!", decía un cartel pegado en el pedestal donde estaba la estatua de granito rojo de Lenin. Las personas cortaron trozos del derribado monumento del dirigente de la revolución bolchevique para llevárselos a casa como recuerdo.

Alentada por la multitud, una mujer puso una bandera de la Unión Europea en el pedestal donde se ubicaba desde 1946 la estatua de tres metros y medio de altura.

Autoridades y manifestantes se han enfrentado durante semanas en Ucrania, lo que hace temer por la estabilidad política y económica de la ex república soviética de 46 millones de habitantes.

Los manifestantes levantaron barricadas para defender la céntrica plaza de la Independencia -ahora transformada en una aldea repleta de carpas- de cualquier intento de la policía por retomarla.

Los opositores al Gobierno están ocupando edificios públicos clave y ayer bloquearon algunas calles en el distrito donde se ubica la sede de Gobierno.

"Este es un momento decisivo en que todos los ucranianos se han reunido porque no quieren vivir en un país donde gobierna la corrupción y donde no hay justicia", dijo Vitaly Klitschko, actual campeón del mundo de boxeo y líder del opositor partido Udar.

La oposición acusa a Yanukovich, que se reunió el viernes con el presidente ruso, Vladimir Putin, de buscar llevar a Ucrania a un pacto aduanero liderado por Moscú, algo que es visto como un intento de volver a la era en que el país estaba bajo control de la Unión Soviética.

Ayer, el Servicio de Seguridad de Ucrania (SSU) anunció la apertura de una causa penal por "acciones dirigidas a la toma del poder del Estado", un delito que, según la Constitución ucraniana, va contra la seguridad nacional y puede ser castigado con penas de hasta diez años de cárcel.

La oposición ucraniana calificó de "provocación" la apertura de la investigación penal por parte de los servicios secretos, mientras que el líder del partido opositor Batkivshina, Arseni Yatseniuk, dijo que el gobierno de Yanukovich se prepara para declarar el estado de excepción.

Los líderes de la oposición también exigieron la liberación de los detenidos en el violento desalojo de la plaza del pasado fin de semana y el castigo a los responsables de aquella acción represiva.

"Debemos expresar ahora nuestra visión del futuro, nuestra falta de respeto hacia el poder actual. Y llamamos a la huelga", dijo Klitschko. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación