Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Maduro se proclama presidente sin recuento

Venezuela entra a un limbo político con la sociedad dividida y en aprietos económicos

El oficialista Nicolás Maduro cambió de postura y ya no se mostró a favor del recuento de los votos tal y como se comprometió el domingo. Foto EDH / efe

El oficialista Nicolás Maduro cambió de postura y ya no se mostró a favor del recuento de los votos tal y como se comprometió el domingo. Foto EDH...

El oficialista Nicolás Maduro cambió de postura y ya no se mostró a favor del recuento de los votos tal y como se comprometió el domingo. Foto EDH / efe

CARACAS. Venezuela se despertó de la jornada electoral del domingo sumida en una incertidumbre política, en la cual el país se fracturó en dos mitades casi iguales luego de la apretada victoria del chavista Nicolás Maduro sobre el opositor Henrique Capriles por menos de 300 mil votos.

En medio de ese crispado panorama, el presidente electo de Venezuela, Nicolás Maduro, fue proclamado ayer por la tarde ganador de las elecciones sin antes haber efectuado el Consejo Nacional Electoral (CNE) el recuento voto por voto, como lo pidió Capriles la noche del domingo y el cual el oficialismo se comprometió a realizar ante los resultados tan cerrados. Todo esto en medio de una agitada jornada de protestas por parte de los seguidores de la oposición.

El Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE) dio como ganador a Maduro con 7,563,747 votos (50.75 % de los sufragios) frente a los 7,298,491 (48.97 %) que obtuvo Capriles, quien reiteró ayer tarde que no reconocerá los resultados sino hasta que se produzca el recuento.

Sin embargo, la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, replicó criticando la petición y asegurando que se pretende volver al "vulnerable escrutinio manual".

En ese sentido consideró que los comprobantes emitidos por las máquinas automatizadas de voto "constituyen un medio para la verificación del perfecto funcionamiento del sistema", mientras los votos "son datos registrados en la memoria de la máquina".

Maduro cambió la inicial predisposición al recuento y defendió los resultados que le dieron una estrecha victoria diciendo que "mayoría es mayoría y debe respetarse".

"Quien pretenda vulnerar la mayoría en democracia lo que está es dando o llamando a un golpe de Estado; en Venezuela está en camino la preparación de un intento de desconocimiento de las instituciones democráticas", indicó.

Entretanto, protestas antigubernamentales estallaban en la polarizada nación que estuvo gobernada durante 13 años por el dirigente Hugo Chávez que incitó las divisiones de clase.

Personas desde los balcones de edificios de apartamentos de Caracas golpeaban ollas y cacerolas en señal de protesta, como lo pidió en horas de la tarde Capriles.

En la ciudad, miles de estudiantes se enfrentaron contra escuadrones antidisturbios de la Guardia Nacional, que dispararon gases lacrimógenos y balas de goma para disolver a los manifestantes, que marchaban al centro de la capital. Los estudiantes lanzaron piedras y pedazos de concreto.

En otros sectores de la ciudad y del país reinaba la calma, pese a que también se registraron protestas en ciudades de la provincia. No hubo reporte inmediato de víctimas fatales o heridos.

Los universitarios buscaban llegar hacia el oeste de la capital venezolana, donde se localiza la mayoría de los edificios de los ministerios de gobierno y el Consejo Nacional Electoral, donde Maduro asistía al acto en que formalmente se preparaba su proclamación

Maduro advirtió de intentos de un golpe de Estado luego de que la oposición rechazara reconocer su triunfo, con lo que el país entró en un nuevo periodo de tensiones e incertidumbre tras estas elecciones especiales organizadas para suceder al fallecido Chávez, que había sido reelegido en octubre por cuarta vez, precisamente ante Capriles. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación