Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Maduro a otros gobiernos: no "metan sus narices" aquí

En un editorial, el diario The Wall Street Journal dice que Venezuela sufre una tiranía

El gobernante venezolano, Nicolás Maduro, durante un acto en San Felipe. Dice que no aceptará "ni una ofensa más" por parte de EE. UU. foto edh / efe

El gobernante venezolano, Nicolás Maduro, durante un acto en San Felipe. Dice que no aceptará "ni una ofensa más" por parte de EE. UU. foto edh / efe

El gobernante venezolano, Nicolás Maduro, durante un acto en San Felipe. Dice que no aceptará \"ni una ofensa más\" por parte de EE. UU. foto edh / efe

CARACAS. El gobernante de Venezuela, Nicolás Maduro, advirtió ayer que ningún gobierno debe meterse en los asuntos internos de Venezuela, con lo cual se refirió al Gobierno de Estados Unidos.

Advirtió que si la "oligarquía tomara el poder, la clase obrera tomaría todas las empresas del país junto a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (Fanb)".

Maduro fustigó las críticas de organismos y gobiernos internacionales que han manifestado preocupación por la crisis en Venezuela diciendo que la pretensión es "que premien a los golpistas".

"Quisiera ver por un huequito si estos gobiernos de derecha, que muestran preocupación por Venezuela, se sostendrían y avanzarían como avanza la revolución bolivariana. No aguantarían ni un día. Salen diputados del parlamento europeo, que no conocen a Venezuela, totalmente desinformados, que odian a América Latina, a meter sus narices en los asuntos internos de Venezuela. Nadie debe meter sus narices en los asuntos venezolanos", expresó.

Además, ordenó a los chavistas "salir a las calles" junto a la Fanb para detener a quienes intenten llegar al poder "por la vía de la violencia". "Si funcionarios de la derecha tratan de llegar al poder por la vía de la violencia, le doy la orden al pueblo, junto con la Fanb, a salir a las calles a defender la Revolución Bolivariana", amenazó.

Luego acusó a EE. UU. de recurrir a amenazas y presionar a gobiernos de América Latina y el Caribe para que éstos se sumen y apoyen una intervención estadounidense en el país por presuntas violaciones de los derechos humanos.

"El Gobierno de EE. UU. está como loco, lo denuncio; está haciendo lobby (cabildeo)... el Gobierno de EE. UU. está presionando a todos los países de América Latina y el Caribe para que se sumen y apoyen una intervención norteamericana en Venezuela".

Maduro acusa con frecuencia a gobiernos extranjeros de conspiraciones, intentos de golpe y planes de asesinato, en particular a Estados Unidos, pero nunca ha presentado pruebas de lo que dice.

Tiranía

Mientras, ayer, en una nota editorial, el diario The Wall Street Journal afirmó que "ya es hora de que EE. UU. y sus aliados comiencen a llamar por su nombre a la tiranía que hay en Venezuela".

El periódico menciona el arresto del alcalde metropolitano de Caracas, Antonio Ledezma, el pasado 19 de febrero, acusado de conspirar para derrocar a Maduro, y la persecución política que sufren otros dirigentes de la oposición.

El Journal recuerda que la detención de Ledezma se produjo días después de la "devaluación" en un 70 % de la moneda local, al pasar el valor del dólar desde 50 bolívares hasta 170, una medida que, según el diario, busca hacer frente a la escasez de productos básicos.

"Un gobierno que se ha quedado sin dinero encontrará más difícil de lo que ha sido en el pasado contener las protestas populares", dice el periódico de Nueva York en una de sus tres notas editoriales, titulada "Colapso en Venezuela".

"El señor Ledezma -agrega- ha hecho llamamientos a los venezolanos desde la prisión para 'continuar la lucha en las calles', y el incremento de la desesperación económica aumenta las posibilidades de una confrontación sangrienta".

Juan Manuel Santos, el presidente de Colombia, uno de los países acusados por Venezuela de participar en un supuesto complot contra Maduro, se ha ofrecido como mediador entre el régimen y la oposición para buscar una salida a la crisis. "Es lo que queremos. Sería ideal que las dos partes se pusieran de acuerdo para solucionar esta situación tan difícil", asegura Santos.

"Podemos poner nuestro granito de arena, siempre respetando la autonomía de Venezuela", dice.

Insiste en el diálogo entre ambas partes, asegurando que una troika formada por los ministros de Exteriores de Perú, Colombia y Brasil está lista para actuar si se lo piden. "El futuro es solo si ambas partes se sientan a dialogar, de otra forma va a ser muy difícil", apunta.

Bolivia, Cuba y Argentina, aliados de Caracas, han tomado partido por la teoría conspiratoria contra el régimen de Maduro, rechazada por Washington y en la que además de EE. UU. y Colombia estaría España, mientras Brasil y México han optado por la tibia condena.

El secretario general de las Naciones Unidas Ban Ki-Moon expresó ayer su inquietud por los recientes episodios de violencia en Venezuela, en los que murió un joven.

—AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación