Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Combatirá la pobreza y el narcotráfico

Macri gana presidencia de Argentina

Es un cambio histórico en el país después de 12 años de kirchnerismo

Mauricio Macri gana elecciones presidenciales en Argentina

Mauricio Macri, candidato de Cambiemos, ganó las elecciones presidenciales de Argentina. Daniel Scioli, su principal adversario, reconoció la derrota.

BUENOS AIRES. Con el compromiso de acabar con la pobreza y derrotar el narcotráfico, el opositor Mauricio Macri inauguró ayer un nuevo ciclo político en Argentina al imponerse en la segunda vuelta electoral con 51.78% de los votos y poner fin a 12 años de kirchnerismo.

“Hoy es un día histórico. Un cambio de época. Un tiempo que no puede detenerse en revanchas o ajustes de cuentas. Construir una Argentina con pobreza cero, derrotar al narcotráfico y mejorar la calidad democrática”,  dijo un eufórico Macri a sus seguidores.

Escrutados 95.82% de los votos el líder del frente opositor Cambiemos se imponía por casi cuatro puntos de ventaja con sobre el candidato oficialista Daniel Scioli, del Frente para la Victoria, que obtenía 48.22%.

Macri, un tecnócrata conservador de 56 años, tendrá como principal desafío corregir los desequilibrios económicos como una inflación de al menos 27% anual, sin alterar el bienestar de los beneficiados por los programas asistenciales aplicados durante los 12 años consecutivos de kirchnerismo. Además, restricciones a la compra de dólares, retraso cambiario, estancamiento del crecimiento, creciente inseguridad y el avance del narcotráfico.

Se abocará además a incrementar las alicaídas reservas del Banco Central, que están en unos $26,000 millones.

También deberá negociar con los llamados “fondos buitres”, los inversionistas estadounidenses que han demandado al país por títulos impagos de su deuda.

En el escenario político, el conservador se topará con algunas limitaciones, como el hecho de que el Frente para la Victoria mantendrá el control del Senado y será la primera minoría en la Cámara de Diputados, además de gobernar en 15 de los 24 distritos.

Para los analistas se inaugura una época de consensos. La falta de una mayoría absoluta de Cambiemos en el parlamento obligará a la fuerza oficialista a pactar con sus adversarios, entre los que también hay peronistas que no comulgan con el kirchnerismo y que en la primera vuelta electoral lograron 21% de apoyo.

Este ingeniero civil, padre de cuatro hijos, supo capitalizar el descontento de una mayoría de la población hacia el kirchnerismo, la corriente de centro-izquierda del peronismo fundada por la presidenta Cristina Fernández y su fallecido esposo y antecesor Néstor Kirchner y que viene gobernando el país desde 2003.

Lo hizo sobre la base de un discurso componedor y no ideologizado que contrasta con el estilo de confrontación del kirchnerismo, que ha provocado una división política en la sociedad, y haciendo hincapié en su perfil de tecnócrata con capacidad de gestión que puede “solucionar los problemas de la gente”.

“Nuestra ideología es resolver, es hacer, lo definiría como un desarrollismo moderno del siglo XXI”, dijo recientemente.

Preferido de los mercados y de la clase media urbana, Macri  logró persuadir a los votantes de los sectores populares -donde el peronismo ha sido históricamente más fuerte-, de que el cambio de modelo de un gobierno populista a otro de centro no significará un recorte de los subsidios para las familias sin empleo y de otros beneficios sociales.

Scioli, de 58 años, reconoció el triunfo de su rival antes sus seguidores.

El líder opositor Macri indicó que el cambio que propone “no puede detenerse en revanchas y ajustes de cuentas... tiene que poner toda la energía en construir la Argentina que soñamos”.

Cambiemos gobernará a nivel nacional, en la provincia de Buenos Aires - la más poblada e importante del país-, y en la capital, bastión desde 2007 de Propuesta Republicana (PRO), el partido creado y liderado por Macri.

Al cierre de esta edición, la gobernante saliente Cristina Fernández se comunicó telefónicamente con Macri, para felicitarlo por el triunfo y lo convocó para una reunión, el martes en la Quinta Presidencial de Olivos, para hablar  de la transición de mandato.
El presidente electo anunció asimismo que el primer país que visitará como presidente será Brasil, el mayor socio comercial de Argentina.  

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación