Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Macri acusa a Fernández de dificultar la transición

Macri también cuestionó la determinación del gobierno saliente de que la ceremonia del traspaso de mando se realice enteramente en el Congreso

ctv-b16-file-1f1f809f-23a2-648e-9287-639a7e17f19f

El presidente electo de Argentina Mauricio Macri acusó el miércoles a la mandataria saliente Cristina Fernández de poner palos en la rueda al proceso de transición polí­tica que se concretará el 10 de diciembre.

"En lugar de salir por la puerta grande, elige salir por la puerta chica. Cada cosa que ella cree que hace en perjuicio de nuestro gobierno, lo está haciendo en perjuicio de todos los argentinos", dijo Macri a los periodistas luego de presentar a los miembros de su futuro gabinete en el Jardí­n Botánico en Buenos Aires.

Macri, un tecnócrata conservador que fue elegido presidente en segunda vuelta electoral del 22 de noviembre, se quejó de que Fernández, del peronista Frente para la Victoria, "no quiera colaborar" con el gobierno que asumirá el poder en ocho dí­as y apuntó contra las medidas tomadas en los últimos dí­as por la mandataria saliente, que aumentaron los gastos y afectarán el presupuesto que manejará el futuro gobierno.

El dirigente conservador se refirió a la decisión de Fernández de acatar un fallo reciente de la Corte Suprema que obliga al gobierno nacional a devolver a tres provincias fondos fiscales y cuyo alcance la dirigente peronista amplió al resto de los distritos del paí­s.

"El decreto que sacó (Fernández) es querer extrapolar un fallo especí­fico para tres provincias a todo el resto, que tienen distintos tipos de convenios. Es una elección triste", dijo Macri.

Se calcula que los fondos que el futuro gobierno nacional deberá ceder ascienden a unos 100.000 millones de pesos (unos 10.319 millones de dólares) anuales, monto que no ayudarí­a a combatir el déficit fiscal que es mayor a 6% del Producto Interno Bruto, según economistas. 

Además, Fernández designó en el último mes a cientos de funcionarios nuevos en la administración y nombró a más de una decena de embajadores.

Macri también cuestionó la determinación del gobierno saliente de que la ceremonia del traspaso de mando se realice enteramente en el Congreso.

Al respecto dijo que su intención es prestar juramento como presidente ante la asamblea legislativa reunida en el Parlamento, para luego dirigirse a la casa de gobierno donde Fernández, según señaló, debe cumplir con el "simbolismo del traspaso del bastón y la banda" presidenciales.

Lea también: Con victoria de Macri, el populismo pierde terreno en América Latina

"Estamos en conversaciones... hasta ahora siento que no nos hemos podido entender" con Fernández, admitió Macri, quien subrayó la necesidad de "recuperar" el "protocolo histórico" al hacer referencia a otros presidentes que durante la democracia llevaron a cabo el traspaso de los atributos de mando en la casa de gobierno.

Sin embargo desde el regreso de la democracia en 1983, no siguieron ese procedimiento Néstor Kirchner (2003-2007), fallecido marido y antecesor de Fernández, y la propia dirigente peronista, que ha cumplido dos mandatos consecutivos.

Pero el jefe de gabinete, Aní­bal Fernández, ratificó el miércoles la decisión de la presidenta saliente de que la ceremonia de traspaso del mando se haga en el Congreso.

"Si antes no se hizo como corresponde, no puede usted reivindicarlo como la razón de ser... No tiene ningún sentido cambiar de sede. Una vez que se juró, se tardan 38 segundos en entregar los atributos. Parece que alguien se está montando en un capricho", criticó.

La constitución establece que al tomar posesión de su cargo el presidente y vicepresidente "prestarán juramento en manos del presidente del Senado y ante el Congreso reunido en asamblea" pero no especifica dónde se hará entrega del bastón y la banda presidenciales.

Macri también dijo que aunque en Fernández observa una actitud negativa, tal como quedó reflejado en la reunión que ambos mantuvieron la semana pasada, hubo avances en los encuentros que mantuvieron varios de los ministros salientes y entrantes para agilizar la transición.

Asimismo confirmó que antes de asumir la presidencia visitará a las mandatarias de Brasil, Dilma Rousseff, y de Chile, Michelle Bachelet. 

"Son dos relaciones importantes que necesitamos cultivar", dijo Macri sobre Brasil, principal socio comercial de Argentina, y Chile, con el que hay suscritos proyectos de desarrollo de infraestructuras viales para mejorar la cooperación.

Según allegados al gabinete electo, se prevé que la visita sea el 5 y 6 de diciembre.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación