Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

A machetazos asesinaron un estudiante salvadoreño en EE.UU.

Cuatro de sus "amigos" planificaron la muerte. Todos enfrentan el cargo de homicidio simple 

José Amaya Guardado

La madre de José Amaya Guardado dijo que trajo a su hijo a Estados Unidos hace nueve años para escapar de la violencia en su El Salvador natal, pero ahora la familia llora su muerte en lo que la policí­a calificó de ataque brutal con un machete.

"Traje a mi hijo de allá porque allá mataban gente", dijo Lucí­a Guardado en la casa de la familia en Miami-Dade. "Jamás imaginé que le harí­an algo así­ a mi hijo aquí­".

La policí­a de Miami-Dade ha acusado a cuatro condiscí­pulos de Amaya Guardado de homicidio simple: Kaheem Arbelo, de 20 años; Jonathan Lucas, de 18; Christian Colon, de 19 y Desiray Strickland, de 18. Los detectives han dicho que prevén arrestar a una persona más.

Según el informe del arresto, los sospechosos planificaron el ataque con dos semanas de anticipación.

El documento los acusa de atraer a Amaya, de 17 años, a una zona arbolada cerca de Homestead Job Corps, un internado de capacitación laboral para estudiantes en situación de riesgo dependiente del Departamento de Trabajo federal. En ese lugar Amaya fue ultimado a machetazos y enterrado en una fosa poco profunda cavada de antemano, dijo la policí­a.

Los familiares iniciaron la búsqueda de Amaya después que desapareció el 28 de junio. Su hermano descubrió el cuerpo dí­as después.

El padre, Santos Amaya, dijo que José empezó a asistir a esa escuela meses antes de su muerte. Añadió que José, el menor de sus hermanos, querí­a aprender mecánica de automóvil, pero la familia no sabí­a que en esa escuela aceptaban alumnos con prontuarios penales.

Dijo que su hijo compartí­a el cuarto con Arbelo, descrito en el informe policial como el autor principal del ataque en grupo. La policí­a no ha divulgado el motivo del asesinato.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación