Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los populistas triunfan en las elecciones en Grecia

El partido izquierdista Syriza ganó los comicios generales y casi obtenía mayoría absoluta en el congreso

Alexis Tsipras (C), del partido de extrema izquierda de Grecia, Syriza, ha afirmado que pondrá fin a las políticas de austeridad y restaurará la democracia en el país. foto edh / efe

Alexis Tsipras (C), del partido de extrema izquierda de Grecia, Syriza, ha afirmado que pondrá fin a las políticas de austeridad y restaurará la democracia en el país....

Alexis Tsipras (C), del partido de extrema izquierda de Grecia, Syriza, ha afirmado que pondrá fin a las políticas de austeridad y restaurará la democracia en el país. foto edh / efe

ATENAS. La formación izquierdista Syriza se alzó ayer con una clara victoria en las elecciones generales griegas y tras una campaña centrada en pronunciarse contra las políticas de austeridad y contra la sumisión a la troika se situó cerca de la mayoría absoluta.

La incógnita sobre si el partido liderado por Alexis Tsipras podrá gobernar en solitario se mantendrá hasta el último minuto, pues tras el recuento del 82 % de los votos tiene el 36.2 % de los votos (149 escaños), a dos de la mayoría absoluta.

Los conservadores de Nueva Democracia, el partido del primer ministro Andonis Samarás, obtuvieron un 28.1 % de los votos, lo que supone 77 escaños, mientras que el tercer lugar lo ocupan los neonazis de Amanecer Dorado, con un 6.3 % de los sufragios y 17 escaños.

Le siguen los centristas del nuevo partido To Potami (El Río), con un 5.9 % de los votos y 16 escaños.

A continuación se sitúan los comunistas del KKE, con el 5.4 % y 15 escaños y el hasta ahora cogubernamental Pasok (socialdemócratas), del viceprimer ministro Evángelos Venizelos, con un 4.7 % de los votos, que se traduce en 13 escaños.

"No habrá desastre, ni tampoco sumisión. Nuestro objetivo desde el primer día es restablecernos de las consecuencias de la crisis", afirmó Tsipras.

La Unión Europea (UE) estaba muy pendiente de los resultados de las elecciones griegas, tras las advertencias realizada por Tsipras durante la campaña electoral contra la troika (formada por la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional) y los planes de rescate.

Hoy en Bruselas los ministros del Eurogrupo -los 19 países que integran el euro- estudiarán los resultados de las elecciones griegas, pero no podrán pasar de ahí, porque tampoco tendrán más información.

Aparte de las cuestiones económicas, en muchos países europeos se han visto las elecciones griegas como un reflejo y algunos, como el caso de España, han apoyado claramente a uno u otro candidato.

El secretario general del nuevo partido Podemos, Pablo Iglesias, participó el jueves en el mitin de Syriza, que también ha recibido la visita, entre otros, de Cayo Lara y Alberto Garzón, ambos de Izquierda Unida.

Ambas formaciones, Podemos y Syriza, están uniendo el enfado y hartazgo de los ciudadanos con los partidos tradicionales. Esta situación, junto al espíritu de sus programas puede ser una de las líneas de unión. También el problema de la deuda pública de ambos países, España debe cerca del 100 % de su PIB, y Grecia casi el 175 %, ambos comparten un análisis sobre la solución.

El descontento de la población a la hora de la gestión de la crisis y su crítica a las políticas de austeridad están haciendo que el apoyo a ambas formaciones crezca. Esta idea es, quizá, la única en la que estos dos partidos y sus competidores coinciden.

Durante la campaña electoral, desde las instituciones europeas y desde la mayoría de los socios europeos se lanzaron mensajes advirtiendo a Syriza de que debía continuar con el plan de reformas acordado con la UE.

Ayer mismo, el presidente del Banco Central alemán (Bundesbank), Jens Weidmann, dijo que la economía de Grecia sigue necesitando apoyo externo y recordó al futuro Gobierno de Atenas que ese respaldo sólo tiene cabida "si se respetan los acuerdos" adoptados.

El responsable de finanzas de Syriza, Yannis Millios, aseguró que su gobierno llevaría adelante una moratoria de deuda, que en la actualidad llega al 175 por ciento del PIB, consistente en intereses nulos y un plazo de devolución durante cuatro décadas, hasta que el ratio haya bajado al 20 por ciento del PIB. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación