Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Los 5 países que no podrán ser salvados por Estados Unidos

Un politólogo del país del norte cuestiona que algunos problemas que enfrentan esas naciones no han podido ser resueltos hasta hoy por Estados Unidos

Libia

En esta imagen de agosto 2011 se observa una columna de humo por el conflicto en Tripoli, Libia. | Foto por EFE- Archivo

Los conflictos de por lo menos 5 países del Oriente Medio no podrán ser solucionados ni por los Estados Unidos, planteó un reconocido politólogo del país del norte, Ian Bremmer.

Sostiene que "la verdadera estabilidad requiere de educación, empleo y la ausencia de corrupción", y todo eso es escaso en estos países, opinó el experto en un artículo de la revista Time que fue retomado por Actualidad RT.

Consideró que "si bien algunos de estos países han mostrado destellos de progreso", es poco probable que les espere un "futuro brillante a largo plazo", y eso es algo que los líderes de los países desarrollados deben tomar en cuenta al momento de decidir cuántas tropas y dinero de los contribuyentes hay que dedicar a este esfuerzo.

Estos son los 5 países que a criterio de Bremmer ni Estados Unidos podrá solucionarles sus problemas.

1. Afganistán

Bremmer recuerda que EE.UU. emprendió una campaña militar a gran escala para erradicar a los talibanes en Afganistán, e incluso contó con el apoyo popular para permanecer en el país el tiempo suficiente para intentar ayudar a reconstruirlo.

Sin embargo, prosigue el analista, "14 años de guerra y 685,600 millones de dólares más tarde, los problemas críticos siguen sin resolverse".

2. Irak

"¿Dónde está el Irak de hoy?", se pregunta el analista para destacar que el ambicioso proyecto estadounidense de construcción del Estado en Irak, que siguió a la invasión de 2003, "se desvaneció rápidamente".

Hoy en día, prosigue Bremmer, Irak sigue siendo inestable, mientras que "el grupo terrorista mejor financiado y mejor equipado en la historia ocupa ahora una cantidad significativa del territorio del país".

La salida del poder de Sadam Husein no cambió mucho la situación de la corrupción en el país, que está tan solo dos puntos mejor que Afganistán en el Índice de Corrupción de Transparency International, indica el analista y reflexiona: "¿Hay una solución a estos problemas que implique la intervención extranjera a una escala y por un período de tiempo que sea aceptable para los votantes y contribuyentes del país que podría intervenir?".

3. Libia

Tras la intervención de los países occidentales y la caída de Gaddafi, "no ha habido una fuerza estable para reemplazarlo", explica Bremmer en su artículo.

Como resultado, hoy en día "Libia tiene dos gobiernos en competencia, y los militantes inspirados en el Estado Islámico están llamando a la puerta", lamenta el experto, agregando que 434,000 libios se han visto obligados a huir de sus hogares por la violencia; la tasa general de desempleo se sitúa cerca del 20%, y el desempleo juvenil es superior al 50%.

4. Yemen

"En el momento en que comenzó la guerra civil yemení en 2015, EE.UU. estaba más que feliz de dejar que los saudíes llevaran la delantera en la batalla contra rebeldes y yihadistas", escribe el autor del artículo, que añade que "por desgracia, el cambio en el liderazgo no ha dado resultados mucho mejores".

"Yemen ya era uno de los países más pobres del mundo árabe", y teniendo en cuenta los actuales combates, es una "apuesta segura" que el nivel de la pobreza ha aumentado aún más.

El experto destaca que tan solo el 58 % de los hombres y el 40 % de las mujeres en ese país están matriculados en la escuela secundaria. Además, desde marzo, más de un millón de los 25 millones de habitantes de Yemen han tenido que desplazarse.

Finalmente, indica Bremmen, la caída del precio del petróleo en el último año ha dejado al país sin una parte considerable del presupuesto.

5. Siria

Según repasa el analista, EE.UU. intervino Afganistán con el apoyo popular estadounidense; lo hizo sin apoyo popular en Irak; intentó "liderar desde atrás" en Libia y mantenerse al margen de la lucha en Yemen, pero "los resultados fueron prácticamente los mismos en todos los casos".

"Y luego está Siria, un conflicto tan complicado que lo mejor que EE.UU. puede esperar es que alguna combinación de países y actores termine haciendo lo que Washington no puede hacer solo", concluye el politólogo.

Mientras tanto, Washington ha autorizado esta semana el envío de las fuerzas especiales estadounidenses a Siria con el objetivo de "prestar ayuda" a los militantes que luchan contra los terroristas del Estado Islámico.

Con información de Actualidad RT

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación