Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Llegada de más inmigrantes divide a vecinos en California

Unos piden acogerlos, otros deportarlos Marchas rivales frente a Patrulla Fronteriza

Llegada de más inmigrantes divide a vecinos en California

Llegada de más inmigrantes divide a vecinos en California

Llegada de más inmigrantes divide a vecinos en California

CALIFORNIA. Una multitud de cerca de 200 manifestantes se congregó afuera de la estación de la Patrulla Fronteriza en Murrieta, al sur de California, mostrando carteles a favor y en contra de la llegada de inmigrantes.

Entre los activistas antiinmigración de las cercanías de una estación de la Patrulla Fronteriza en el sur de California corría el rumor de que la agencia trataría de nuevo meter en autobuses a algunos de los inmigrantes que han cruzado de manera ilegal la frontera entre México y Estados Unidos.

Los manifestantes de Murrieta dijeron que se mantendría vigilante ayer y hoy para detener el traslado de más centroamericanos indocumentados.

Cerca de 140 inmigrantes entre niños y adultos llegaron en la noche del viernes al aeropuerto de San Diego y fueron trasladados a un centro de la Patrulla Fronteriza en San Ysidro, dónde ya están alojados otros 150 inmigrantes que arribaron el martes.

En las marchas se leían carteles con mensajes como: "Orgulloso estadounidense Legal. No funciona de ninguna otra forma", mientras otro respondía: "¿Se oponen a la inmigración ilegal? ¡Grandioso! ¡Vuelvan a Europa!".

Los policías separaron a ambos bandos, y les contuvo en un acceso a la estación, dejando libre otro acceso.

Las autoridades federales han indicado que por cuestiones de seguridad no darán información sobre el traslado de inmigrantes entre instalaciones de la Patrulla Fronteriza, para evitar enfrentamientos.

Seis personas fueron detenidas, cinco de ellas por interferir con la policía que investigaba una pelea y otra por conducta desordenada, indicó la policía. Una de las cinco primeras era una mujer que había saltado sobre la espalda de un policía, pero no se conocieron detalles sobre las acciones de los demás detenidos.

A principios de esta semana, la ciudad se convirtió en el centro de un álgido debate migratorio cuando un grupo de manifestantes que ondeaba banderas estadounidenses bloqueó el paso de autobuses con mujeres y niños a bordo que eran trasladados del saturado centro de retención en Texas.

En meses recientes, miles de niños y familias han huido de la violencia, asesinatos y extorsiones de pandillas en Guatemala, El Salvador y Honduras. Ayer, autoridades de los tres países se reunieron para tratar el tema.

Mientras, EE. UU. aplazó la deportación de un mujer salvadoreña que vive en Utah junto a cuatro de sus siete hijos. Su repatriación estaba prevista en marzo, pero la fecha fue postergada sin plazo fijo. Activistas dijeron que así debería actuar el gobierno en más casos. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación