Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Lidiar con la economía e inseguridad será el reto

Analistas indican que el que gane tiene la dura tarea de reducir la criminalidad en el país más inseguro de la región

Lidiar con la economía e inseguridad será el reto

Lidiar con la economía e inseguridad será el reto

Lidiar con la economía e inseguridad será el reto

El bolsillo y la sangre que corre a diario son los principales dolores de cabeza para los hondureños, de acuerdo con analistas de este país. De hecho, consideran que esos son los dos retos principales que deberá asumir el nuevo presidente que será elegido hoy, cuando un promedio de 5.3 millones de ciudadanos acudan a las urnas desde las 7:00 de la mañana.

Con una de las economías más deprimidas y devoradas por la deuda, y con la más alta tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes (85, señala la ONU), los hondureños deben elegir quién les permita salir a flote luego de una de las crisis más profundas que ha vivido el país en la última centuria.

Y es que el nuevo inquilino de la Casa Presidencial hondureña no la tiene fácil. De acuerdo con el analista Jorge Yllescas, quien gane las elecciones presidenciales deberá lidiar con un país sumido en un crisis económica profunda que no hará más que atarlo de manos si no toma medias audaces y, sobre todo, urgentes.

La herencia que recibirá el nuevo gobernante, según el analista, es sombrío: una deuda pública que ronda el 50 % del Producto Interno Bruto (PIB), un crecimiento económico de apenas el 2.6 % y el pago de la deuda correspondiente al 25 % del presupuesto nacional. Esto, en cifras simples, implica que casi la mitad del plan de gastos esta comprometido y no puede ser utilizado para obras sociales e inversión pública.

En esa línea, el también analista Fernando García identifica los primeros pasos que debe dar con firmeza el nuevo gobierno: renegociar la deuda interna, iniciar conversaciones con los acreedores internacionales para poder reorientar el financiamiento para actividades más productivas y una lucha abierta contra la corrupción y la evasión fiscal. Eso, añade, servirá para "liberar recursos para poder atender proyectos de infraestructura económica productiva y social".

García también considera que otra de las grandes deudas del gobierno actual y de los retos del próximo es "la brecha social, la pobreza extrema y la inequidad, que es una hipoteca social muy grande".

En medio de su lucha por consolidar la democracia, luego del derrocamiento del expresidente Manuel Zelaya, Honduras debe librar otras batallas: la de la delincuencia y el crimen organizado. En este país el crimen ha llegado a niveles insoportables, al grado de registrar cerca de tres masacres al día y otros crímenes espeluznantes.

A juicio de Yllescas, la otra clase de inseguridad que se vive es la jurídica, luego de que el Congreso, presidido por el aspirante del Partido Nacional (oficialista), Juan Orlando Hernández, destituyera a cuatro magistrados de la Corte Constitucional por haber considerado inconstitucional un proceso de depuración de la Policía Nacional.

Los analistas ven con escepticismo cada uno de los pasos que se han dado desde que arrancó el proceso electoral en Honduras, y lo que más abunda acá en las horas previas a los comicios, entre población y políticos, es la expectativa.

Una de las cosas que más preocupa al analista Benjamín Bogram es que por primera vez se utilizará un sistema de escaneo de actas, pero no es del todo confiable para los partidos. Muchos hablan de que podrían generarse inconvenientes en las horas posteriores al cierre de los centros de votación.

En tanto, hay también expresiones de preocupación por algunos hechos ocurridos a lo largo del proceso, como las denuncias hechas por algunos partidos sobre el padrón electoral y algunas personas fallecidas a las que se podría usurpar su identidad con el fin de que otros emitan el sufragio, indicó, por su parte, García.

De acuerdo con el analista, otro de los puntos que pone un cariz distinto a la contienda es que, por primera vez, participan nueves agrupaciones políticas, lo que supone la ruptura del bipartidismo tradicional en este país.

Sobre ello, Bogram asegura que los dos partidos más opuestos ideológicamente, el Partido Nacional (derecha), cuyo candidato es Juan Orlando Hernández, y Libre (izquierda), cuya candidata es Xiomara Castro, esposa de Zelaya, se han enfrascado en una "campaña de terror para hacerle creer al pueblo que hay que escoger entre las extremas, cuando los problemas del país son el desempleo y la inseguridad".

Hernández y Castro de Zelaya son los que lideran las preferencias electorales para alzarse con la Presidencia, según los sondeos.

Por su parte, Yllescas consideró que el proceso ha transcurrido con completa normalidad, salvo algunos incidentes sin relevancia.

A su juicio, habrá conatos de violencia si el Partido Nacional gana la presidencia, en vista de que Libre no estaría dispuesto a aceptar el resultado que surja de las urnas en la jornada de hoy.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación