Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Líderes mundiales se muestran sorprendidos

Grandes líderes políticos y económicos mundiales expresaron su respeto por la decisión de Benedicto XVI de renunciar al solio de San Pedro.

El Presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, quiso destacar el "papel crítico" que la Iglesia juega en su país y deseó lo mejor para "aquellos que pronto se reunirán para elegir a su sucesor".

"En nombre de todos los estadounidenses, Michelle y yo queremos extender nuestro aprecio y oraciones a su santidad el Papa Benedicto XVI. Michelle y yo recordamos con cariño nuestro encuentro con el Santo Padre en 2009 y he apreciado nuestro trabajo juntos en los últimos cuatro años", manifestó el presidente Obama en un comunicado.

La canciller alemana Ángela Merkel apeló al patriotismo al subrayar "el orgullo" de haber contado con un Papa alemán "por primera vez en cientos de años".

El primer ministro británico, David Cameron, ha afirmado que "millones de personas" echarán de menos al papa Benedicto XVI como "líder espiritual". "Trabajó incansablemente para reforzar las relaciones del Reino Unido con la Santa Sede", indicó el jefe del Ejecutivo británico en un comunicado oficial.

El arzobispo de Canterbury, Justin Welby, jefe de la Iglesia de Inglaterra, aseguró que ha recibido con "plena comprensión" pero con "dolor en el corazón" la noticia de la dimisión del Papa Benedicto XVI, al tiempo que ha destacado que ha ejercido el cargo "con gran dignidad, perspicacia y coraje".

El presidente francés, François Hollande, también consideró "respetable" la decisión del Papa, en tanto que el primer ministro italiano, Mario Monti, ha señalado que está "conmovido" por la noticia.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, manifestó su "solidaridad y respeto" por la decisión.

Para el presidente chileno, Sebastián Piñera, la renuncia papal es "un acto de coraje y consecuencia". "Es el vicario de Cristo en la tierra y tiene la responsabilidad de conducir la iglesia".

Como un "acto de profundo desprendimiento y de gran humildad", definió la presidenta de Costa Rica, Laura Chinchilla, la renuncia del Pontífice.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación