Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

En las redes sociales llaman "reina del arroz" a la hija de Hugo Chávez

De izq. a der.: el vicepresidente de Venezuela, Jorge Arreaza, su esposa, Rosa Virginia Chávez, y su cuñada y María Gabriela durante una rueda de prensa en la que apoyaron al gobernante Nicolás Maduro. foto edh / tomada de larepublica.pe

De izq. a der.: el vicepresidente de Venezuela, Jorge Arreaza, su esposa, Rosa Virginia Chávez, y su cuñada y María Gabriela durante una rueda de prensa en la...

De izq. a der.: el vicepresidente de Venezuela, Jorge Arreaza, su esposa, Rosa Virginia Chávez, y su cuñada y María Gabriela durante una rueda de prensa en la que apoyaron al gobernante Nicolás Maduro. foto edh / tomada de larepublica.pe

VENEZUELA. María Gabriela Chávez, la segunda hija del exgobernante Hugo Chávez, está pasando por un momento crítico en su vida porque se ha visto involucrada en un hecho de corrupción, relacionado con la importación de arroz y maíz de Argentina con sobreprecios, publicó el diario español ABC.

Ante las sospechas de su participación, en las redes sociales donde María Gabriela es muy activa ha sido ya bautizada como la "reina del arroz" y se la vincula a directivos de la empresa argentina que importo los granos.

Cuando los venezolanos la coronan como la "reina del arroz", significa dos cosas: es la que manda en ese negocio y en segundo lugar que es "arrocera", sinónimo de fiestera, rumbera, cuyo origen viene por la campana de arroz con la que arrojan a los novios cuando se casan en la iglesia. Y es que las redes e Internet no perdonan. Son las válvulas de escape por donde expresan su opinión los venezolanos, ahora que el chavismo pretende controlar y amordazar los medios de comunicación.

Así, María Gabriela Chávez, tanto en sus cuentas de Twitter y de Instagram, publica sus numerosos viajes, fiestas, encuentros y demás eventos con famosos a los que acude.

Lo cierto es que participa activamente en ellas y casi todos los días cuelga un post en el que refleja lo que hace. De hecho, es así como se publicaron unas fotografías en las que se las ve junto al cantante Justin Bieber, pues acudió al concierto del artista canadiense.

Las sospechas de la participación de María Gabriela Chávez surgen después de que los diputados Abelardo Díaz y Homero Ruiz, denunciaran vínculos entre la hija de Chávez y los empresarios argentinos Roberto y Eugenia Vignati, directivos de la empresa Bioart. Relación que pudo favorecer a los empresarios para importar arroz y maíz a Venezuela con un sobreprecio de hasta el 80%, según ABC.

Recientemente María Gabriela Chávez ha publicado una foto suya acompañada de Roberto y Eugenia Vignati en su cuenta en Twitter: @Maby80. Durante el gobierno de su padre, ejerció como primera dama y lo acompañó en numerosas giras al exterior.

"Ella ha colgado en las redes fotos con los argentinos Vignati calificándolos de amigos y con el embajador de Argentina en Caracas", dice Abelardo Díaz a ABC.

Según investigaciones del diario Clarín, Bioart, la empresa de Roberto Vignati, exportó cerca de 80 toneladas de arroz y maíz a Venezuela con sobreprecios. El arroz lo vendió a 606 dólares la tonelada, cuando su precio era de 390 dólares. La venta del maíz facturó a 390 dólares cuando cotizaba a 220.

Las primeras voces de alerta se dieron en Argentina, desde la Federación Nacional de Entidades Arroceras (Fedenar), cuyos directivos alertaron sobre la "la incursión de una nueva empresa en las negociaciones comerciales con Venezuela", según Clarín.

La fiesta sigue

Según ABC, desde que murió Chávez, el 5 de marzo de 2013, María Gabriela y sus dos hermanos Rosa Virginia y Hugo siguieron usando la residencia presidencial La Casona, a pesar de que la primera dama Cilia Flores y el gobernante Nicolás Maduro le han pedido que la desocupen.

Según publicó en febrero ABC, han convertido La Casona en un club social para disfrutar con sus amigos.

Cuenta el diario que las Chávez son conocidas en Venezuela como las "infantas", por el boato que llevan asociado y que sus fiestas son de lo más extravagante y ruidoso. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación