Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las deserciones en ballet de Cuba evidencian disgusto con régimen

La compañía había viajado a San Juan por primera vez en 30 años Luego de la función, 6 miembros huyeron en busca de libertad

El pasado sábado, seis bailarines, dos chicas y cuatro chicos, desertaron en Puerto Rico y ya están en Miami. foto edh / internet

El pasado sábado, seis bailarines, dos chicas y cuatro chicos, desertaron en Puerto Rico y ya están en Miami. foto edh / internet

El pasado sábado, seis bailarines, dos chicas y cuatro chicos, desertaron en Puerto Rico y ya están en Miami. foto edh / internet

MIAMI. La huida este fin de semana de otros seis integrantes del Ballet Nacional de Cuba (BNC), refugiados ya en Miami, supone un nuevo episodio dentro de un incesante goteo de deserciones que evidencia "el absoluto descontento" de los artistas con el régimen cubano.

En declaraciones a EFE, el director artístico del Ballet Clásico Cubano de Miami, Pedro Pablo Peña, explicó que desde 2007 al menos 35 bailarines han solicitado asilo en EE. UU. y otros países, aunque "la gran deserción" se produjo en 2010 y ha continuado desde entonces "constante y aumentada".

El último capítulo se registró en Puerto Rico este fin de semana, pero se trata de una tónica habitual que se produce cada vez que el Ballet Nacional de Cuba está de gira, pese a que los funcionarios cubanos que acompañan a los bailarines les retienen el pasaporte.

Peña, que acoge ya a los últimos seis bailarines y prepara su presentación pública en Miami, subrayó que estas deserciones ponen de relieve los obstáculos insalvables que estos artistas afrontan para "desarrollar en libertad su carrera".

En cualquier caso, a las autoridades cubanas no les queda otra salida que asumir el riesgo de las deserciones de bailarines, "si quieren tener una compañía que pueda viajar", apuntó.

"Siempre que la compañía viaja se les queda algún bailarín en el extranjero, a veces principal", resaltó.

El pasado sábado, en el más reciente episodio de la ola de deserciones de artistas de la isla, 6 bailarines, 2 chicas y 4 chicos, desertaron en Puerto Rico y ya están en Miami.

Al llegar a Miami, el bailarín Rayseel Cruz dialogó americateve.com sobre los motivos de su fuga. Cruz relató que a sus 25 años de lo único que se arrepiente "es de no haber desertado antes", pues la situación de los bailarines jóvenes dentro del BNC es "precaria y frustrante". El sueño de Raysell es desarrollarse como bailarín en Estados Unidos y poder bailar desde la libertad.

El fundador y director artístico del Ballet Clásico Cubano de Miami destacó la calidad artística de los bailarines que huyeron, al tiempo que apuntó la razón medular de su huida de Cuba: "Sus carreras se ven tronchadas en la isla, al ver que no tienen las posibilidades" de otros artistas en el extranjero.

Señaló que todos ellos se encuentran bien, aunque nerviosos y con cierto temor, algo normal, "que siempre pasa cuando vienen de la isla con el terror de allá", puntualizó, para asegurar que muy pronto se presentarán con el Ballet Clásico Cubano de Miami.

Esta fuga masiva es la más numerosa en años, y recuerda la de los 10 de París en 1966, cuando una decena de artistas del ballet cubano se quedó en Francia.

Poco menos de un mes atrás, el boxeador camagüeño Ramón Luis abandonó la delegación que participó del Panamericano en Tijuana, para dirigirse rumbo a Miami. Luis seguía los pasos del púgil Marcos Forestal, quien dejó la delegación que competía en Salem, New Hampshire, en abril.

En beisbol, la cantidad —y sobre todo el nivel— de deserciones que ha enfrentado el régimen es tal que la dictadura ha censurado aquellos partidos de la MLB en los que brillan exitosos jugadores como Yasiel Puig o José Dariel Abreu, obligando a la Televisión Cubana a no mencionarlos.

Del mismo modo, más de una docena de médicos cubanos que participan en Brasil del programa "Más médicos" lo han abandonado, denunciando condiciones cercanas a la esclavitud. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación