Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Las calles de Ferguson se vacían de manifestantes

Mientras, propietarios de negocios y habitantes retiraban escombros esperando que la calma relativa de las últimas horas extienda al feriado de Acción de Gracias

Las calles de Ferguson se vacían de manifestantes

Las calles de Ferguson se vacían de manifestantes

Las calles de Ferguson se vacían de manifestantes

La multitud de manifestantes que invadió Ferguson tras la decisión del jurado investigador en el caso sobre la muerte de Michael Brown quedó reducida a unos cuantos grupos pequeños mientras propietarios de negocios y habitantes empezaban a limpiar su comunidad en un intento por regresar a la normalidad.

Aun así, el miércoles se registraron algunas manifestaciones aisladas, incluido un grupo de descontentos que irrumpió al interior del ayuntamiento de San Luis al tiempo que gritaba "¡qué vergüenza, qué vergüenza!". Pero la tensión que desembocó en incendios y saques a principios de semana parecía haber desaparecido, dos días después del anuncio de que un policía blanco no enfrentará a cargos por la muerte a tiros del joven negro de 18 años.

Salvo pequeños incidentes, no se reportaron enfrentamientos importantes o daños en propiedades.

Mientras, propietarios de negocios y habitantes protegían sus ventanas con tablas y retiraban escombros esperando que la calma relativa de las últimas horas extienda al feriado de Acción de Gracias.

En el centro histórico de este suburbio de San Luis, aproximadamente una decena de personas pintaron las tablas que cubrían ventanas de negocios.

"Este es mi Ferguson, ¿sabes?", dijo Kari Hobbs, de 28 años, mientras veía a Molly Rogers, de 17, pintar "El amor ganará" con letras color rosa brillante sobre una tabla que cubría una ventana destrozada en Cathy's Kitchen, un restaurante que se ubica relativamente cerca del Departamento de Policía de Ferguson.

Las tomas que la gente ve en las noticias "son un trozo tan pequeño de lo que está ocurriendo aquí", afirmó Hobbs. "Hay muchos donativos y acciones de caridad con los negocios que han sido afectados y la gente que ha sido afectada".

Las mesas en Cathy's Kitchen estaban todas ocupadas el miércoles, y en la parte trasera del edificio había una fila para ingresar. A medida que caía una ligera nevada, una mezcla diversa de habitantes, trabajadores que tenían el día libre y periodistas que cubren las protestas disfrutaban una comida previa al Día de Acción de Gracias.

Jerome Jenkins, que maneja el restaurante junto con su esposa Cathy, dijo que nunca sopesó cerrar sus puertas. "Realmente no pensaba si el edificio sería incendiado o no", dijo Jenkins. "Mi esposa y yo esperábamos que fuera dañado... decidimos irnos a casa, y viviríamos con lo que nos diera el destino".

Indicó que fueron los manifestantes los que ayudaron a que su negocio se salvara durante el caos del lunes por la noche, cuando una decena de edificios comerciales fueron quemados hasta los cimientos.

"Los criminales, los saqueadores, como se les quiera llamar: ellos no son manifestantes. Querían cometer actos vandálicos en el lugar", dijo Jenkins. "Y los manifestantes unieron sus brazos y rodearon nuestro sitio y... les dijeron: 'No, ustedes no van a poner la mano sobre este lugar'''.

Tras el incidente en el ayuntamiento, la policía cerró el edificio y desplegó allí a más de 100 agentes adicionales. Tres personas fueron arrestadas.

En el centro de San Luis, unos 200 manifestantes sostuvieron un juicio simulado al agente de policía Darren Wilson.

La llegada de efectivos de la Guardia Nacional ayudó a hacer que la noche del martes fuera mucho más tranquila, aunque hubo 58 arrestos y los manifestantes prendieron fuego a un coche patrulla.

El miércoles por la noche, unas pocas docenas de manifestantes se pararon ante el Departamento de Policía de Ferguson, gritando a las fuerzas de la Guardia Nacional mientras caía una ligera nevada. Unas 100 personas marcharon por una importante intersección y bloquearon el tránsito durante unos minutos.

Soldados con fusiles estaban apostados en las intersecciones y en varios estacionamientos cerca de la zona donde algunas tiendas fueron saqueadas y quemadas en la madrugada del lunes al martes.

Desde que fue anunciada la decisión del jurado investigador, ha habido protestas en otras ciudades de todo Estados Unidos.

La mayoría han sido pacíficas, con multitudes que corean "¡manos arriba, no dispares!", una frase que se ha popularizado entre los inconformes. Pero otras han sido menos tranquilas, incluida una en Oakland, California, en la que los manifestantes atacaron varios negocios, y otra en Minneapolis, en la que un automóvil atropelló a una persona que protestaba y se enfiló hacia otras.

En Los Á?ngeles, la policía antimotines detuvo a decenas de manifestantes que se negaron a dispersarse después de interrumpir el tráfico mientras se dirigían a la cárcel del condado y al estadio Staples Center.

Y en Portland, Oregon, la policía utilizó gas pimienta y efectuó arrestos después que unas 300 personas interrumpieron el tránsito de autobuses y del tren ligero.

También el miércoles, las autoridades dijeron que el hombre de 20 años cuyo cuerpo fue encontrado en el interior de un coche en Ferguson después de los disturbios la noche del lunes había sido quemado de forma intencional.

La muerte de Deandre Joshua, de ciudad universitaria, está siendo investigada como homicidio, pero la policía no dijo si guardaba relación con la violencia desatada tras el anuncio del jurado investigador.

El cuerpo de Joshua fue hallado el martes por la mañana sentado al volante de un coche estacionado cerca del complejo de apartamentos donde fue asesinado Brown. La autopsia determinó que había recibido un disparo en la cabeza.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación