Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

EE. UU. lanzó un operativo antiterrorista en Somalia y Libia

Capturan a cabecilla de los ataques en Kenia y Tanzania en 1998

El terrorista Anas al-Libi está acusado de idear los atentados de 1998 en los que murieron 224 personas. foto edh / internet

El terrorista Anas al-Libi está acusado de idear los atentados de 1998 en los que murieron 224 personas. foto edh / internet

El terrorista Anas al-Libi está acusado de idear los atentados de 1998 en los que murieron 224 personas. foto edh / internet

LIBIA. Fuerzas especiales estadounidenses capturaron a un cabecilla libio de Al Qaeda vinculado con los atentados de 1998 a dos embajadas estadounidenses en África, deteniéndolo fuera de su casa en Trípoli y llevándolo fuera del país.

Mientras, en Somalia, un equipo SEAL de élite de la Armada, que nadó hacia la costa horas antes, comenzó un intenso tiroteo, pero no logró atrapar a un terrorista sospechoso de los recientes ataques en un centro comercial en Kenia.

"Esperamos que esto deje bien claro que EE. UU. nunca se detendrá en sus esfuerzos de hacer rendir cuentas a los que realizan acciones de terrorismo", dijo ayer el secretario de Estado norteamericano John Kerry en Indonesia, donde se encontraba para una cumbre económica. "Los miembros de Al Qaeda y otras organizaciones terroristas literalmente pueden huir, pero no esconderse".

El Pentágono identificó al cabecilla capturado de Al Qaeda el sábado como Nazih Abdul-Hamed al-Ruqai, conocido por su alias de Abu Anas al-Libi. Ha sido uno de los terroristas más buscados por el FBI desde que se le dio a conocer poco después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en EE. UU. Se ofrecía una recompensa de $5 millones por su cabeza.

Una corte federal en Nueva York lo acusó formalmente por su papel en los ataques con bombas en las embajadas estadounidenses en Dar es Salaam, Tanzania, y Nairobi, Kenia, el 7 de agosto de 1998, en los que murieron más de 220 personas.

George Little, vocero principal del Departamento de Defensa, dijo en un comunicado que el sospechoso está "detenido legalmente bajo las leyes de conflictos armados en un lugar seguro fuera de Libia". No especificó otros detalles.

Libia pidió ayer a EE. UU. "aclaraciones" sobre la redada y dijo que todo libio debe ser enjuiciado en su propio país.

En un comunicado, el gobierno en Libia dijo que se puso en contacto con las autoridades estadounidenses y les pidió aclaraciones sobre la detención de al-Libi. También indicó esperar que el incidente no afecte las relaciones estratégicas con EE. UU.

En la redada en Somalia el sábado horas antes de la de Libia, el equipo Fuerza Delta del ejército estadounidense llegó cerca de un pueblo en el sur del país antes de que terroristas de un grupo vinculado con Al Qaeda, Al-Shabab, realizaran sus oraciones matutinas, informaron funcionarios estadounidenses y somalíes a The Associated Press.

El operativo contra una casa en Barava tenía como blanco un sospechoso específico de Al Qaeda relacionado con el ataque en el centro comercial de Nairobi, pero la operación no logró capturarlo, dijeron a la AP un exmilitar y un integrante de las fuerzas armadas.

Ambos hablaron bajo condición de permanecer en el anonimato porque no están autorizados para hacer declaraciones sobre la redada.

Little confirmó que las fuerzas estadounidenses realizaron una operación antiterrorismo contra un integrante de Al-Shabab en Somalia, pero no dio otros detalles.

El cabecilla de al-Shabab, Mukhtar Abu Zubeyr, conocido también como Ahmed Godane, se adjudicó la responsabilidad por el ataque en el centro comercial de Kenia que comenzó el 21 de septiembre y se prolongó 4 días, lo que derivó en la muerte de 67 personas. Un funcionario de inteligencia somalí dijo que el jfe de al-Shabab era el objetivo.

Autoridades estadounidenses informaron que no hubo bajas en la operación en Libia ni en Somalia. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación