Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Joven madre despierta de coma al escuchar llanto de su bebé recién nacida

El hecho ocurrió en septiembre del año pasado pero la historia fue publicada por Shelly a inicios de este mes en su cuenta de Facebook

Shelly Ann Cawley es una madre estadounidense que despertó del estado de coma cuando escuchó el llanto de su bebé recién nacida.

Shelly Ann Cawley es una madre estadounidense que despertó del estado de coma cuando escuchó el llanto de su bebé recién nacida. | Foto por Shelly Ann Cawley

Shelly Ann Cawley es una madre estadounidense que despertó del estado de coma cuando escuchó el llanto de su bebé recién nacida.

Shelly Ann Cawley es una madre estadounidense que despertó del estado de coma cuando escuchó el llanto de su bebé recién nacida.

El hecho ocurrió en septiembre del año pasado y la historia fue publicada por Shelly a inicios de este mes en su cuenta de Facebook para conmemorar el primer año de nacimiento de su hija Rylan.

Sin problemas aparentes por el embarazo y tras los nueve meses de gestación, Shelly y su esposo Jeremy Cawley fueron al Carolinas Healthcare System North East. La joven de 23 años ingresó a la sala de operaciones para dar a luz por cesárea a su hija.

“Recuerdo claramente estar acostada en la sala de operaciones y que estaba llorando. Le decía a los doctores que tenía miedo de no despertar después de la cirugía”, comentó a WCNC-TV.

La mujer quedó en estado de coma porque retuvo gran cantidad de líquido en los pulmones, lo que generó que no llegara oxígeno al cerebro. La joven también tuvo problemas con la presión arterial y “parecía que ella ya no podía luchar más”, comenta Jeremy.

Rylan nació con buena salud pero por lo ocurrido con su esposa, Jeremy estaba en shock. "La idea de experimentar la más grande de las emociones por tener un hijo recién nacido, para luego pasar a pensar que en cuatro o cinco horas te ves diciéndole adiós a tu esposa, simplemente me impactó”, dijo a Fox 46.

Los amigos y familiares de la pareja comenzaron a rezar y le pedían a Shelly que siguiera luchando, pero pasaban las horas y ella seguía en coma. Pasó una semana y seguían esperando a que despertara mientras que los doctores iban perdiendo la esperanza.

Entonces, Ashley Manus, una de las enfermeras, tuvo una idea.

“Creemos que el contacto de piel a piel tiene grandes beneficios para la madre y el bebé. Pensamos que no podía hacer ningún daño y decidimos intentarlo” comentó a la revista People.

“Realmente esperaba que los instintos maternales de Shelly se activaran cuando sintiera y escuchara a su bebé” junto a ella, prosiguió.

Los médicos explicaron que al ser colocada sobre el pecho de su madre, Rylan se durmió porque  se sintió a gusto. Por ello, Jeremy y los doctores tuvieron que hacerla llorar para que la madre la escuchara. Cuando finalmente se oyó el llanto sucedió algo increíble.

"Los médicos dijeron que vieron un aumento en mis signos vitales cuando ella lloró. Ellos creen que cuando mi subconsciente la escuchó, el llanto le dio a mi cuerpo una razón para luchar. Sentí que yo necesitaba estar ahí para mi bebé”, dijo Shelly a Fox 46.

< “Recuerdo estar mirando la cara de Rylan y pensé que era la bebé más hermosa del mundo. Sé que toda mamá siente lo mismo pero yo sentí que ambas tuvimos una conexión especial por todo lo que sucedió”, comentó a BuzzFeed News,

Shelly tuvo que seguir un proceso de rehabilitación durante dos semanas para volver a caminar, cargar peso y ejercitar su mente. Esta etapa no fue nada fácil, relató en Facebook.

“Me perdí la primera semana de la vida de Rylan…También deseaba amamantarla pero no podía hacerlo debido a todas las medicinas que tomaba y porque corría el riesgo de pasárselas a ella a través de la leche materna… Recuerdo que  Rylan tenía que volver con mi esposo a casa todas las noches y yo me quedaba en el hospital”.

En diciembre la joven escribió un agradecimiento a Dios por salvar su vida y permitirle “estar aquí por la vida de Rylan y así poder ser una madre para ella. Seguramente es una de mis mayores bendiciones. Por favor, no dejes de recordarme de que me necesitan en la vida de tantas personas y que esa es la razón por la que me permitiste quedarme en esta Tierra”.

Ahora un año después, Shelly recuerda este sorprendente hecho y se confía a Dios para recuperar la salud y  “rezo para ser capaz de seguir su plan para mi vida, entregarme totalmente a su voluntad”.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación