Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

John McCain: sería "catastrófico" votar contra un ataque a Siria

El republicano John McCain durante mucho tiempo ha instado al presidente a tomar medidas enérgicas contra Siria

Los republicanos John McCain y Lindsey Graham (d) se reunieron con el presidente Barack Obama, en un esfuerzo por diseñar un plan para sacar del poder al régimen sirio. foto edh / AP

Los republicanos John McCain y Lindsey Graham (d) se reunieron con el presidente Barack Obama, en un esfuerzo por diseñar un plan para sacar del poder al régimen...

Los republicanos John McCain y Lindsey Graham (d) se reunieron con el presidente Barack Obama, en un esfuerzo por diseñar un plan para sacar del poder al régimen sirio. foto edh / AP

WASHINGTON. Los esfuerzos del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, por convencer al Congreso para que apoye su plan de atacar Siria enfrentaron ayer escepticismo de legisladores de su propio Partido Demócrata, quienes expresaron sus temores de que Washington sea arrastrado a un nuevo conflicto en Oriente Medio.

Pero de todas formas Obama pareció haber logrado ciertos avances, dado que dos influyentes senadores republicanos, John McCain y Lindsey Graham, salieron de una reunión en la Casa Blanca convencidos de que el presidente está dispuesto a hacer más que simplemente lanzar misiles de crucero, buscando alentar a la oposición siria.

McCain, que por largo tiempo ha estado a favor de una postura más firme respecto a Siria, dijo que "si el Congreso rechaza una resolución como esta después de que el presidente de Estados Unidos ya se comprometió a tomar acciones, las consecuencias serían catastróficas".

El legislador coincidió con el presidente en que es necesario que el Congreso acceda a autorizar una respuesta militar contra Siria, y aseguró que un rechazo a la intervención militar afectaría seriamente a la credibilidad de Estados Unidos a nivel internacional.

McCain y Graham pidieron a Obama una estrategia que no solo castigue a Bachar al Asad por el uso de armamento químico, sino que permita a la larga el fin del régimen sirio.

Ambos se mostraron de acuerdo con Obama en que la intervención militar en Siria no debería requerir "tropas sobre el terreno", aunque el ataque "limitado" que ha prometido la Casa Blanca debería ser parte de una estrategia para cambiar el curso de dos años y medio de guerra en Siria a favor de la oposición.

"Necesitamos articular un compromiso que reduzca las capacidades de Asad y aumente las capacidades (militares) del Ejército Libre Sirio (representante ante Washington de las fuerzas armadas opositoras)", indicó McCain.

Por su parte, Graham, miembro del Comité de los Servicios Armados del Senado, dijo que la decisión de Obama de pedir autorización del Congreso a un plan de ataque contra el régimen de Damasco ha supuesto un retraso "extraño dar al enemigo semanas de aviso para reorganizarse antes de una ataque, pero estamos donde estamos".

Graham hizo un llamamiento a sus compañeros de partido: "si no ven la conexión entre Siria e Irán están ciegos y no ven la realidad con claridad". "Necesitamos un plan de seguridad sostenible, ya que Siria es un cáncer que crece en la región de Oriente Medio", afirmó el Senador.

Apoyados en evidencia dicen que demuestra que el Gobierno sirio mató a más de 1,400 personas con el agente nervioso gas sarín, los altos asesores de seguridad de Obama presentaron sus argumentos ante los miembros demócratas de la Cámara de Representantes en una teleconferencia, pidiéndoles que respaldaran la propuesta del presidente.

El argumento de la Casa Blanca se basó en que Siria debe ser castigado por el ataque con armas químicas del 21 de agosto y que está en juego la integridad de una prohibición internacional al uso de este tipo de armamento.

Además, los asesores hicieron hincapié en la necesidad de salvaguardar los intereses de seguridad nacional de Estados Unidos y de aliados como Israel, Jordania y Turquía.

Rusia no cree; Francia presenta videos

Más temprano, el ministro de Asuntos exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, afirmó que las pruebas que ha presentado Estados Unidos sobre el supuesto uso de armas químicas por las tropas gubernamentales sirias no son concretas y no han convencido a Moscú.

"Sí, nos mostraron unos informes que no contenían nada concreto: ni coordenadas geográficas ni nombres ni pruebas de que las muestras fueron recogidas por profesionales", dijo Lavrov, citado por la agencia Interfax.

Agregó que en dichos documentos no se comenta el hecho de que numerosos expertos plantean serias dudas sobre las imágenes de video que circulan en Internet del supuesto ataque con armas químicas.

Pero ayer, el Gobierno francés divulgó seis breves vídeos que asegura fueron realizados el 21 de agosto pasado, por aficionados, en la mañana del supuesto ataque con armas químicas perpetrado en la periferia de Damasco por el régimen de Al Asad.

Según informó el ministerio francés de Defensa en su página web, donde pueden verse las imágenes de decenas de muertos y algunos heridos supervivientes, muchos de ellos de corta edad, estas cintas son algunas de las muchas analizadas por sus expertos.

El documento de nueve páginas, elaborado por servicios militares externos, reúne cinco puntos que demuestran que Assad está detrás de los ataques. "Esto representa una gran amenaza para la seguridad nacional y global", aseguró a Reuters una fuente del Gobierno.

Los seis videos, de muy corta duración, forman parte de las pruebas que el Gobierno francés entiende aportar para probar que el régimen sirio utilizó contra su población armamento químico, por lo que debe ser castigado militarmente por una coalición internacional, dice el documento.

El informe incluye imágenes de satélite que demuestran que los ataques procedían de zonas controladas por el gobierno sirio al este y al oeste de Damasco y que el objetivo eran zonas controladas por los rebeldes. La fuente también ha asegurado que las fuerzas de Assad han bombardeado estos enclaves para borrar las evidencias.

Según "un análisis técnico metódico de 47 vídeos originales" de los eventos del 21 de agosto, tras un primer balance, barrio por barrio, del número de víctimas, se contabilizaron 281 muertos en la zona Este de Damasco, precisó el Gobierno.

En una entrevista concedida al diario francés Le Figaro, el dictador sirio advirtió que los ataques occidentales contra su país corrían el riesgo de encender una guerra regional.

Al Asad dijo que Francia enfrentaría repercusiones si se involucra en la acción militar.

"Cualquiera que contribuya financiera o militarmente a reforzar a los terroristas es un enemigo del pueblo sirio. Si las políticas del estado francés son hostiles al pueblo sirio, el Estado será su enemigo", transcribió el diario.

Poco antes, el secretario general de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen, pidió una respuesta internacional firme al ataque con armas químicas. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación