Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Guatemala

Jimmy Morales: “Trabajaré de la mano con El Salvador en lo económico, seguridad y turismo”

El nuevo mandatario afirma que es tiempo de reivindicarse con la población, que se debe empezar a trabajar para que el pueblo vuelva a confiar en las instituciones

Jimmy Morales, presidente electo de Guatemala.
Jimmy Morales, presidente electo de Guatemala.

James Ernesto Morales Cabrera, de 49 años, afirma que no es ladrón ni corrupto, el domingo anterior se convirtió en el presidente número 50 de Guatemala y a quien muchos ven como el salvador de un país que se encuentra ahogado por una crisis política, social, económica y de seguridad. 

Jimmy, como se llama desde el 2011 cuando se cambió su nombre, asegura que ha recibido un mandato y que lo cumplirá lo más honrado posible. 

El presidente electo ya tiene el apoyo de Estados Unidos y de varios países de la región. 

Morales ha empezado a dar muestras de honradez y de ganarse el cariño de la población. Es por eso que ha decidido donar el 50% de su salario para medicinas y escuelas. Además, no contratará  a su hermano en ningún cargo, porque sería nepotismo. 

Dice que no tiene varitas mágicas para cambiar a Guatemala, pero sostiene que con la ayuda del pueblo podría hacer un mejor país. 

Ese mismo pueblo del que el nuevo presidente habla, es el mismo que durante 22 semanas protestó en la Plaza la Constitución para exigir la renuncia del expresidente Otto Pérez Molina y la exvicepresidenta Roxana Baldetti, ambos están presos tras haber sido acusados de corrupción.

Sin embargo, el nuevo mandatario afirma que es tiempo de reivindicarse con la población, que se debe empezar a trabajar para que el pueblo vuelva a confiar en las instituciones. 

Analistas políticos han señalado que Morales ganó las elecciones por ser un político joven, que no está contaminado de la clase política corrupta y no es de los muchos políticos tradicionales de Guatemala. 

El nuevo gobernante sostiene que tiene un duro camino por recorrer: en el Congreso sólo tiene 14 diputados de su partido, algo que para muchos puede ser una desventaja al momento de trabajar, empero, él dice que mientras tenga de su lado al clamor popular es suficiente para alcanzar los objetivos.  

Morales se ha comprometido a trabajar en la región en temas como seguridad, turismo y economía. No conoce al presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, pero sostiene que ya se saludaron y quedaron de  verse en la toma de posesión en enero próximo. 

Afirma que es importante los lazos de amistad con nuestro país. El excomediante y cineasta, dice que sabe dónde reír y dónde estar serio.

¿Cuál es el plan de trabajo que tendrá con El Salvador?
Nos vamos a centrar mucho en el tema de seguridad. Tenemos similares problemas, estamos afectados por los mismos flagelos y es importante tener una buena comunicación e intercambiar información de los delincuentes y de las bandas. 

También de una u otra forma las fronteras que tenemos son importantes, adicionalmente, ustedes nos proveen productos y nosotros les damos mercadería. Ese factor para que tengamos mejores beneficios lo debemos de fortalecer y mejorar. Siempre hemos tenido mucho turismo entre los dos países. No vamos a limitar ese turismo, nos conviene a ambos países esa buena relación económica y cultural.

Hay un entrampamiento en las fronteras, algunos economistas dicen que afecta mucho la burocracia.
A eso me refiero en el tema económico: vamos a trabajar para que se pueda pasar rápido las fronteras, que sea fluido ese comercio. Recordemos que el tráfico del Atlántico que llega a El Salvador y una buena parte entra por Guatemala y nosotros quisiéramos que ese producto llegue lo más pronto a El Salvador, que tengan un mejor servicio los salvadoreños. También los productos que vienen de El Salvador para acá que tengan ese trato ágil.

¿Cuál ha sido su relación con El Salvador, usted conoce al presidente Salvador Sánchez Cerén? 
Al presidente recién lo conocí porque me llamó por teléfono para felicitarme y ofrecer sus lazos de amistad, nos felicitó y es un gesto que agradezco mucho. De paso, lo invitamos a nuestra toma de posesión en enero y muy amablemente aceptó la invitación. Estamos con todo el deseo de poder acercar las relaciones con El Salvador. 

Yo no tengo familia en tu país, pero he ido más de cincuenta veces y me gustan mucho las pupusas de San Jacinto, Santa Tecla y sobre todo de Los Planes de Renderos y la Puerta del Diablo, que quien no va ahí es como que no ha ido a El Salvador. He visitado sus playas; en La Libertad, sus ostras muy ricas con limón y sal. El volcán de Izalco, un lugar muy hermoso; San Miguel también lo conozco. Santa Ana y Sonsonate, en fin, es un país muy bonito y su gente es muy amable. También he probado la kolashampan y sin dejar a un lado la cerveza pilsener. Quien va  El Salvador y no a probado la pilsener es como que no fue.

La relación con otros países del área y países como México y Estados Unidos, ¿cuál es su plan de trabajo?
Es prioridad para mí ese trabajo que debemos hacer con países como Honduras, México, Belice y Estados Unidos. Para nosotros es vital esa relación. 

Ya recibimos la llamada del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, y nos felicitó por la victoria electoral y reafirmó su apoyo a Guatemala. 

Él destacó la importancia de la Alianza para la Prosperidad y el trabajo de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig) y se ofreció a trabajar personalmente con nuestro gobierno. 

Hay temas como la corrupción, la inseguridad y avanzar los esfuerzos de integración energética regional. Nos interesa mucho el tema del narcotráfico, que es un problema regional. 

El día de las elecciones, por la noche, estuve hablando con todos los presidentes del área y hablamos el tema de seguridad y cómo podemos combatir regionalmente los problemas de inseguridad. También estuve hablando con el presidente Enrique Peña Nieto para ver cómo podemos fortalecer el apoyo al Triángulo Norte y fortalecer el tema de migración, economía y seguridad.

¿Recomienda usted una comisión igual que la Cicig que funciona en Guatemala para El Salvador? 
Es una decisión que debe tomar el país por su cuenta. En lo particular no es conveniente que yo pueda hacer una sugerencia por la calidad que se tiene, ya que puede generar malas interpretaciones. Lo que sí puedo decir es que Guatemala tiene una combinación de una fiscal general, como Thelma Aldana, muy valiente en el Ministerio Público, una población exigiendo durante 22 semanas en las plazas, más un sistema de justicia que está dando muestra que quiere ayudar, está dando muy buenos resultados.

Entonces, ¿habrá apoyo para Thelma Aldana?
Sí, claro, mucho apoyo en lo económico. Vamos a revisar el presupuesto y le daremos más millones de quetzales al Ministerio Público para que pueda hacer un mejor trabajo. Admirable la labor de esa mujer (Aldana) al frente de la justicia de nuestro país. Nos han demostrado las necesidades que tienen y cómo no le vamos apoyar si están haciendo un buen trabajo. También apoyaremos la Comisión Internacional Contra la Impunidad  (Cicig) durante seis años más. Es importante esa labor para nuestro país.

¿Cuál es su opinión por el abstencionismo que hubo en las elecciones? 
Hubo un poco más que la última vez. Nos ubica en una clásico desinterés por una segunda vuelta que ha sido tradicional en el país. Creo que con todos los acontecimientos que se dieron en los últimos meses, hasta bastante fue las personas emitieran su voto. La política sufrió un total desprestigio. Me siento halagado que de ese 50% de gente que votó, obtuvimos la mayoría.

Usted va tener una población muy vigilante por toda la corrupción que ha vivido su país, no le van a perdonar nada.
Esto es como una lotería anunciada. Durante todo este año hemos tenido una población anuente y una de mis peticiones antes de entrar a la campaña política como candidato a la presidencia fue dejar la indiferencia. Que la población haya dejado la indiferencia es un logro, no lo logré yo, pero en algo pude haber aportado. Las intenciones que tengo en vez de verlo como una desventaja lo veo como una ventaja. 

Yo siempre dije dentro de mi campaña que no soy “ladrón ni corrupto” y lo seguiré sosteniendo. El pueblo me dio un mandato y lo tengo que cumplir porque ese fue el clamor del pueblo. 

Fue admirable ver a ese pueblo durante 22 semanas pronunciarse contra la corrupción.  Los guatemaltecos a lo mejor ya estaban cansados de los políticos tradicionales. Dando ejemplos desde la presidencia de un buen trabajo creemos que podemos tener la opinión pública de nuestro lado. 

Hemos invitado a los medios a una política de puertas abiertas para que puedan entrar e informar a la población de lo que se está trabajando. Creemos que es un momento para reivindicarse para todas las instituciones, como el Congreso, por ejemplo. Se debe aprender de la Fiscal Thelma Aldana, quien ha llegado a rescatar el Ministerio Público. Todas las instituciones tienen una oportunidad de oro.

¿Cuál es la diferencia de la vida de comediante con ahora que será presidente?
Antes tenía que quedar bien con el público, ahora el presidente tiene que quedar bien con el pueblo. Esa buena relación el artista la logra a través de un buen espectáculo. El político la debe de tener a través de un buen gobierno.

Su país fue un ejemplo para el mundo entero meses atrás, ¿cuál es el mensaje que usted le manda al mundo?
Que Guatemala seguirá siendo un ejemplo para el mundo. Me fascina saber que el pueblo guatemalteco sin un fusil y sin una bala puede hacer cambios democráticos significativos en la historia del país.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación