Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Italia recibe pedido de auxilio de barco con migrantes

Según autoridades, los pedidos de auxilio, luego del mortífero naufragio del fin de semana, son prueba de que se intensifican las actividades de los traficantes y que Europa debe unirse contra el tráfico humano en el Mediterráneo

Inmigrantes descansan tras haber sido rescatados a bordo del barco Gregoretti en el puerto de la Valeta en Malta.

Inmigrantes descansan tras haber sido rescatados a bordo del barco Gregoretti en el puerto de la Valeta en Malta.

Inmigrantes descansan tras haber sido rescatados a bordo del barco Gregoretti en el puerto de la Valeta en Malta.

El premier italiano Matteo Renzi dijo el lunes que buques italianos y malteses estaban respondiendo a llamados de emergencia de migrantes cerca de la costa libia.

En conferencia de prensa junto con el primer ministro maltés Joseph Muscat, Renzi dijo que los dos países respondían a pedidos de auxilio enviados desde una balsa inflable cerca de la costa libia con 100 a 150 personas a bordo y al pedido de otro barco con 300 personas a bordo.

Renzi dijo que los pedidos de auxilio, luego del mortífero naufragio del fin de semana, son prueba de que se intensifican las actividades de los traficantes y que Europa debe unirse contra el tráfico humano en el Mediterráneo.

Muscat dijo que "si Europa no colabora, la historia la juzgará muy mal".

Por su parte, el presidente de la Unión Europea, Donald Tusk, informó que los líderes del organismo sostendrán una cumbre de emergencia para atender la crisis de inmigrantes en el Mediterráneo.

La Organización Internacional de Migraciones recibió en su oficina en Roma un pedido de auxilio desde aguas internacionales en el Mediterráneo y que tres barcos requieren ayuda.

La OIM dijo que la persona que llamó dijo que había 300 personas en su barco, con una veintena de muertos, y que se hundía. No informó sobre los otros barcos.

La agencia desconocía otros detalles y la ubicación de la llamada.

Mientras tanto, la policía informó que ha desmantelado una red de tráfico de personas que operaba en el sur de Italia responsable de la llegada de oleadas de inmigrantes a las costas del país.

El fiscal de Palermo, Maurizio Scalia dijo a periodistas que se han emitido órdenes de aprehensión contra 24 personas, 14 de ellas en Italia pero al menos uno de los indiciados está prófugo en Libia.

Uno de ellos es Ermias Ghermay, un etíope sobre quien ya pesa una orden de detención en relación con el naufragio de un bote en Lampedusa que causó la muerte de 366 personas.

El fiscal italiano Giovanni Salvi informó que el bote que transportaba a migrantes que se hundió cerca de Libia este fin de semana tenía tres niveles y que las personas se quedaron atrapadas en los niveles inferiores.

Salvi dijo en una conferencia de prensa en Catania, Sicilia, que "unos cientos quedaron obligados a los niveles inferiores a la cubierta y se les impidió salir". Añadió que otros cientos fueron "encerrados" en el segundo nivel mientras que otros se quedaron en la cubierta.

Por otra parte, la Guardia Costera griega informó del rescate de 93 personas de un barco de migrantes que encalló en la costa de la isla de Rodas.

Murieron tres personas, un hombre, una mujer y un niño, y unos 30 de los rescatados se encontraban en un hospital local. La Guardia Costera dijo que un buzo y un helicóptero continuaban la búsqueda de otros posibles sobrevivientes.

El primer ministro británico David Cameron, en plena campaña electoral, dijo en alusión al desastre del fin de semana que "son horrendas las escenas que hemos visto en nuestras pantallas de televisión, con la pérdida de vidas".

Cameron dijo que la culpa es de los "criminales traficantes de seres humanos que organizan, promueven y venden, comercian con la vida humana".

Opinó que se requiere un enfoque global frente a la inestabilidad de los países de origen de los migrantes.

En igual sentido de pronunciaron los primeros ministros de Polonia y la República Checa.

La primera ministra polaca Ewa Kopacz dijo que la UE debería ayudar a mejorar las condiciones de vida en esos países, en tanto su colega checo Bohuslav Sobotka sostuvo que "es necesario que la Unión Europea se concentre claramente en poner fin a la guerra civil en Libia".

Se cree que centenares de personas han muerto en las últimas semanas, al naufragar los buques que parten de Libia con exceso de pasajeros.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación