Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Israelíes presentan sus últimos respetos a Ariel Sharon

Hoy es el funeral de Estado y luego sus restos serán trasladados a su rancho, donde será enterrado junto a su esposa.

El féretro que contiene los restos de Ariel Sharon es custodiado por agentes de la Guardia Parlamentaria. foto edh / reuters

El féretro que contiene los restos de Ariel Sharon es custodiado por agentes de la Guardia Parlamentaria. foto edh / reuters

El féretro que contiene los restos de Ariel Sharon es custodiado por agentes de la Guardia Parlamentaria. foto edh / reuters

JERUSALÉN. Israelíes de todos los niveles se congregaron ayer en el Parlamento para mirar brevemente el ataúd de Ariel Sharon y rendir un postrero homenaje al destacado exprimer ministro y general.

Una oleada de visitantes, entre la que había antiguos compañeros de armas, aliados políticos y ciudadanos en general, recordó a Sharon como un líder decisivo y uno de los héroes de la generación que fundó el Estado de Israel.

"Me faltan las palabras. Él era un hombre más grande que la vida", dijo entre sollozos Shlomo Mann, de 68 años, quien estuvo de servicio a las órdenes de Sharon en la guerra del Medio Oriente de 1973. "Quienes no lo conocieron de cerca no pueden entender la clase de leyenda que fue. Nunca habrá otro como él".

Una de las figuras más icónicas y controversiales de Israel, Sharon estuvo en coma 8 años tras un embolismo que lo dejó incapacitado en la cima de su poder político.

La carrera de Sharon abarcó los 65 años de existencia de Israel y su vida estuvo estrechamente vinculada con la historia de esa nación.

Sharon, uno de los generales más famosos del país, era conocido por sus tácticas audaces y por la ocasional negativa a obedecer órdenes.

Los historiadores le dan crédito por salvar al país cuando la guerra de 1973, cuando varios ejércitos árabes atacaron sorpresivamente a Israel el día sagrado de Yom Kippur, provocando fuertes bajas.

Como político, era conocido como "la excavadora", un hombre que desdeñaba a sus críticos a la vez que conseguía hacer lo que se proponía. Lo eligieron primer ministro en 2001.

En 2005 dirigió la retirada unilateral de las fuerzas y colonos israelíes de la Franja de Gaza. Fue un viraje asombroso para un hombre que había sido un líder en la construcción de asentamientos israelíes.

Posteriormente abandonó su Partido Likud, de línea dura y estableció el partido centrista Kadima. Parecía que iba camino a una victoria fácil en la reelección cuando sufrió un embolismo en enero de 2006.

El exprimer ministro israelí falleció el sábado en Tel Aviv a los 85 años, tras permanecer 8 años en estado vegetativo después de sufrir en 2006 una hemorragia cerebral masiva que lo apartó prematuramente de la jefatura del Gobierno israelí.

Para hoy está previsto el funeral de estado al que acudirán varios líderes internacionales, entre ellos el vicepresidente norteamericano, Joe Biden; el exprimer ministro británico Tony Blair, y el ministro del Interior español, Jorge Fernández Díaz. Sharon será enterrado hoy en el rancho familiar de Havat Shikmin, en el sur del país, donde yace su segunda esposa, Lily, fallecida a causa de un cáncer en 2000. —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación