Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Israel y Palestina aceptan dialogar en el Vaticano

Los mandatarios de ambos países han acogido con agrado la propuesta extendida ayer por el Papa Francisco.

JERUSALÉN. Los presidentes israelí y palestino aceptaron reunirse el mes próximo en el Vaticano para analizar los asediados intentos de paz.

Las negociaciones entre israelíes y palestinos se interrumpieron a fines de abril y no se habían programado reuniones de alto nivel por el resto del año.

El Papa Francisco, quien se anotó una victoria moral al lograr este encuentro, afirmó que el estancamiento en las gestiones de paz en la región era "inaceptable".

Al término de una misa al aire libre en la Plaza del Pesebre, en Belén, el Papa invitó al presidente palestino Mahmud Abás y el presidente israelí Shimon Peres a orar junto con él por la paz. "Ofrezco mi hogar en el Vaticano como lugar para este encuentro de oración", les dijo.

Las oficinas de los dos presidentes confirmaron rápidamente que aceptaban la invitación papal.

Fue una sorpresa absoluta, que aumentó en un par de horas cuando la agencia Associated Press confirmó que ambos jefes de Estado habían aceptado la invitación del Papa y se reunirían el próximo junio en el Vaticano.

Nunca hasta ahora se había convocado una cumbre palestino-israelí para rezar, pero ambas partes la aceptaron de inmediato.

"Saludamos la invitación del Papa Francisco al Vaticano. El presidente Peres ha apoyado y seguirá apoyando todas las vías conducentes a la paz", dijo la oficina de Peres en una declaración. El vocero de Abás, Nabil Abu Rdeneh, afirmó que la cumbre tendrá lugar en algún momento en junio.

"Construir la paz es difícil, pero vivir sin ella es un tormento", clamó el papa en la explanada de Belén, ante unas 10.000 personas, entre ellas numerosos cristianos que residen en la franja de Gaza y en Israel que llegaron para asistir a la misa.

La invitación que marcará el viaje a Tierra Santa y puede ser interpretada como una propuesta de mediación por parte del papa argentino, que históricamente ha mantenido buenas relaciones con la comunidad judía argentina, una de las más importantes del mundo.

Para el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, se trata de una invitación formal para hablar de paz desde un punto de vista "religioso", explicó.

"La paz basada en la seguridad y la mutua confianza será el marco de referencia estable para afrontar y resolver los demás problemas", adelantó el pontífice al ser recibido por las autoridades palestinas, y calificó de "inaceptable" la situación creada por el conflicto israelopalestino.

Francisco invocó "el derecho del Estado de Israel a existir y a prosperar en paz y seguridad dentro de los límites reconocidos internacionalmente". —AGENCIAS.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación