Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Israel avisa a gente del norte de Gaza que salga de la zona

Ayer, un israelí de 37 años murió por heridas de metralla cerca del paso fronterizo de Erez. La cifra de muertos del lado palestino subió a 200

Policías israelíes trasladan los restos de un proyectil que fue lanzado desde Gaza contra la ciudad de Ashkelon. foto edh / ap

Policías israelíes trasladan los restos de un proyectil que fue lanzado desde Gaza contra la ciudad de Ashkelon. foto edh / ap

Policías israelíes trasladan los restos de un proyectil que fue lanzado desde Gaza contra la ciudad de Ashkelon. foto edh / ap

JERUSALÉN. El ejército israelí advirtió ayer a los habitantes del norte de Gaza de que abandonen sus hogares "por su propia seguridad" ante un posible ataque aéreo que podría tener lugar en las próximas horas.

En un escueto comunicado, las fuerzas armadas israelíes anunciaron haber "transmitido un mensaje a los residentes del norte de la franja para que evacuen sus hogares por su propia seguridad, remarcando los esfuerzos del Ejército para evitar dañar a civiles".

El pasado sábado, miles de octavillas ya fueron lanzadas desde los aviones de guerra israelíes alertando a la población de la zona sobre un inminente bombardeo contra objetivos relacionados con Hamás y el lanzamiento de cohetes.

El aviso causó el desplazamiento de cerca de 4,000 palestinos que buscaron asilo en diferentes emplazamientos, especialmente en escuelas de la agencia de la ONU para los refugiados palestinos, que vieron sus instalaciones desbordadas.

Desde que el Ejecutivo israelí iniciara el pasado 8 de junio la ofensiva "Margen Protector", cerca de 200 palestinos han perdido la vida, más de 1,400 han resultado heridos y al menos 250 viviendas han sido destruidas, según datos aportados por la ONU.

Ayer, un ciudadano israelí murió a causa de las heridas que le produjo un cohete lanzado desde Gaza y es la primera víctima mortal de esta nacionalidad.

El proyectil impactó en el paso fronterizo de Erez. Un soldado que se encontraba en la zona resultó herido.

Los más de 1,000 cohetes disparados en dirección a Israel desde entonces habían provocado hasta ahora desperfectos en infraestructuras y vehículos, además de una decena de heridos de diversa consideración.

A primera hora de ayer, el gabinete político y de seguridad de Israel había aprobado aceptar el alto el fuego propuesto por Egipto y la actividad bélica sobre la franja cesó a las 9:00 a.m. hora local.

Sin embargo, seis horas después y ante la lluvia de cohetes de parte de Hamás, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ordenó a la aviación de guerra reanudar los ataques.

Las Brigadas Azedím al Kasam, brazo armado del movimiento islamista Hamás, rechazaron la iniciativa de alto el fuego presentada por Egipto -y aceptada por Israel- y aseguró que continuará con la ofensiva.

En un comunicado colgado en su página web, la milicia asegura que la propuesta llegada desde El Cairo "no vale ni el papel en la que está escrita".

"Nuestra lucha proseguirá y se intensificará" hasta terminar con la ocupación israelí de Palestina, concluye.

Anoche, Netanyahu subrayó que Hamás no ha dejado a su país otra opción que ampliar e intensificar su ofensiva: "hubiera sido preferible resolver esto a través de la diplomacia y lo hemos intentado accediendo a la propuesta de alto al fuego de Egipto. Pero Hamás no nos ha dejado otra opción que ampliar e intensificar la campaña contra él ".

EE. UU. instó ayer a Hamás a aceptar el alto el fuego con Israel propuesto por Egipto, para poner fin a las hostilidades en la franja de Gaza.

Para la Casa Blanca sería una forma "rápida" de "rebajar la tensión" y restaurar "cierto grado de calma" en la zona, al tiempo que permitiría un debate más amplio y nuevas negociaciones para lograr una estabilidad "perdurable" en la región, indicó el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación