Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Investigarán a expresidente Lula por compra de votos

Lula ha negado las acusaciones de que estaba al tanto del escándalo de compras de votos conocido como "mensalão"

La Fiscalía brasileña solicitó a la Policía que investigue denuncia de desvío de fondos al Partido de los Trabajadores, que supuestamente contó con el aval de Luiz Inácio Lula da Silva. foto edh / ARCHIVO

La Fiscalía brasileña solicitó a la Policía que investigue denuncia de desvío de fondos al Partido de los Trabajadores, que supuestamente contó con el aval de Luiz Inácio...

La Fiscalía brasileña solicitó a la Policía que investigue denuncia de desvío de fondos al Partido de los Trabajadores, que supuestamente contó con el aval de Luiz Inácio Lula da Silva. foto edh / ARCHIVO

BRASILIA. Un fiscal federal de Brasil abrió una investigación sobre acusaciones de que el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva estuvo involucrado en un esquema de compra de votos en el Congreso, un escándalo que llevó a condenas por corrupción contra varios de sus asesores más cercanos.

La fiscalía federal dijo en un escueto comunicado que pidió a la policía investigar las acusaciones de un empresario que se encuentra en el centro del caso, Marcos Valerio, quien dijo que Lula no solo sabía sobre el esquema ilegal sino que además recibió dinero a partir de este.

La Fiscalía dice que el empresario afirmó que una proveedora de Portugal Telecom en Macao inyectó 7 millones de dólares al Partido de los Trabajadores (PT) a través de cuentas bancarias en el exterior en una declaración prestada el 24 de septiembre.

En esa declaración, aireada por la prensa brasileña, Fernandes aseguró que recibió el aval del PT para discutir con la firma lusa la aportación económica.

Además dijo que para cumplir con ese objetivo viajó a Lisboa en 2005 para reunirse con el entonces presidente de la compañía de telecomunicaciones, Miguel Horta.

Lula ha negado repetidamente las acusaciones de que estaba al tanto del escándalo de compras de votos conocido como "mensalão", bajo el cual miembros PT en el poder pagaron a legisladores para que respaldaran la agenda legislativa del Gobierno. El escándalo, que emergió en 2005, casi derrumbó el Gobierno de Lula y originó el mayor juicio por corrupción política de la historia del Brasil.

Lula sigue siendo sumamente influyente en el Gobierno de la actual mandataria Dilma Rousseff, su protegida política y exjefa de Gabinete. Aunque hasta ahora la popular Rousseff ha eludido los efectos colaterales del escándalo, esto podría cambiar si se determina que Lula estuvo directamente involucrado. La presidenta tiene planes de buscar la reelección en 2014.

Señalado

En un testimonio entregado en septiembre, Valerio acusó a Lula de estar en conocimiento del esquema de compras de votos y dijo que parte de los gastos personales del exmandatario fueron pagados con fondos ilegales de campaña. Valerio, un ejecutivo de publicidad que trabajó de cerca con el Partido de los Trabajadores, ofreció el testimonio en un intento por reducir su sentencia, después de que él y otros 24 exasesores y empleados de Lula fueran condenados en un crucial juicio realizado en la Corte Suprema brasileña. Las circunstancias del testimonio, y la propia sentencia de Valerio a 40 años en prisión por cargos de corrupción, han generado cuestionamientos sobre la credibilidad de las acusaciones.

Un portavoz de la fundación de Lula contactado por Reuters el sábado declinó hacer comentarios sobre el anuncio de la investigación.

No estaba claro cuánto podría durar la pesquisa, pero se sabe que este tipo de procesos en Brasil pueden tomar meses y en algunos casos varios años. Algunos expertos legales han expresado dudas respecto a que Lula pueda ser formalmente acusado por un delito. —AGENCIAS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación